El abogado David Mills, imputado junto a Berlusconi por corrupción, condenado a cuatro años y medio de cárcel

ROMA, 17 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) La Justicia italiana condenó hoy al abogado británico David Mills a cuatro años y seis meses de prisión por un delito de corrupción en el que también estaba involucrado el actual primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi. Precisamente, Berlusconi estaba acusado de haber corrompido a Mills, pero finalmente quedó fuera del proceso a raíz de la aprobación de una controvertida ley de inmunidad, que obliga a suspender los juicios iniciados contra los cuatro cargos más importantes de Italia. Sin embargo, el proceso siguió adelante contra Mills, que finalmente fue condenado por haber aceptado el pago de 600.000 dólares a cambio de su falso testimonio en dos procesos que habían sido abiertos en 1997 y 1998 contra Silvio Berlusconi. El defensor de Mills, Federico Cecconi, consideró que "la presencia de Silvio Berlusconi como coimputado en este proceso ha impedido que los jueces hicieran una lectura y valoración de las actas serena". "Faltan las pruebas, faltan las verificaciones documentales" por lo que "seguramente recurriremos" la sentencia, manifestó. Aunque Berlusconi lograra finalmente quedar fuera del proceso, la condena de su coimputado siembra la duda sobre su inocencia, ya que si los jueces concluyen que Mills fue corrompido por Berlusconi, entonces éste último también sería culpable de corrupción. La aprobación de la ley de inmunidad que protege a los primeros cuatro cargos de Italia fue una de las primeras y más rápidas acciones que llevó a cabo el Gobierno italiano poco después de que Silvio Berlusconi ganara las elecciones, en abril del año pasado. Conocida como 'Lodo Alfano', la ley prevé la inmunidad para el presidente de la República, Giorgio Napolitano, el del Gobierno, Silvio Berlusconi, y los de la Cámara de Diputados, Gianfranco Fini, y el Senado, Renato Schifani, que no podrán ser juzgados o investigados durante el tiempo que dure su mandato. De hecho, la aprobación de dicha norma logró suspender los juicios en los que se imputaba al propio Berlusconi, entre los que figuraba el proceso abierto contra Mills. Sin embargo, actualmente el Tribunal Constitucional está estudiando la posible inconstitucionalidad de esta ley, que beneficia claramente al primer ministro de Italia.