El rapero Chris Brown cambió los Grammy por la comisaría

LOS ANGELES, 9 (EUROPA PRESS) Dos de las ausencias más destacadas en la noche de los Grammy fueron la del rapero Chris Brown y su novia Rihanna, ambos con actuaciones previstas dentro de la gala que se celebró el domingo en el Staple Center de Los Angeles (California). Sólo 90 minutos antes de la ceremonia, la Policía hizo público un comunicado en el que informaba de que el cantante estaba prestando declaración en torno a una presunta agresión motivada por una discusión de tráfico. Entre las actuaciones previstas para la noche del domingo en la gala de los Grammy figuraban la de la cantante Rihanna junto a los chicos de Maroon 5 en su éxito If I never see your face again, además de la de Chris Brown, que iba a ser acompañado por el ganador del programa de televisión 'American Idol' Jordin Sparks para cantar No air. Ninguno de los dos se presentó si quiera en la gala, pese a estar ambos nominados para un Grammy, dos en el caso del rapero. La organización de la ceremonia sustituyó rápidamente sus actuaciones poniendo sobre el escenario a Justin Timberlake, Al Green, Boyz II Men y Keith Urban, aunque sin dar más explicaciones. El motivo de estas destacadas ausencias, según informaciones de la CNN recogidas por Europa Press, no es otro que la detención de Chris Brown, de la que informó la Policía de Los Angeles en un comunicado tan sólo 90 minutos antes del inicio de la gala. El comunicado de la Policía explicaba que Brown y "una mujer" sin identificar conducían en sendos vehículos cerca del Hancock Park de Hollywood cuando se enzarzaron en una discusión. "Después de detener su coche, Brown y la mujer se bajaron de sus vehículos y la discusión fue en aumento", continúa el comunicado de la Policía, que añade que la mujer presentaba signos de agresión e identificó al rapero Chris Brown como su agresor. Portavoces de la discográfica de Chris Brown prefirieron no hacer comentarios sobre los hechos, que podrían derivar en una multa de 50.000 dólares (38.280 euros) para el cantante. Por su parte, la representante de Rihanna se limitó a señalar que la cantante se encontraba bien y alegó 'problemas de tráfico' para justificar su ausencia de la gala de los Oscar de la música.