Los famosos se declaran la guerra en Internet

LOS ANGELES, 31 (OTR/PRESS) Cada día son más los famosos que crean un espacio personal en Internet y ven en la red una herramienta de promoción. Sin embargo, en muchos casos, de lo que menos se habla es de trabajo y nuevos proyectos, y los blogs y las redes sociales se convierten en un canal en el que las 'celebrities' opinan y mandan mensajes a otros famosos, creando así la polémica. Es de todos conocidas las batallas que algunas estrellas mantienen a través de Internet. Lindsay Lohan, Lilly Allen o Courtney Love, son algunas de las que han visto como sus comentarios de convertían en demanda. La última ha sido la viuda de Kurt Cobain, que ha sido denunciada esta semana por Dawn Simorangkir -diseñadora a cargo de la línea de ropa Boudoir Queen- que la acusa de difamación, intromisión en la privacidad, interferencia intencional en un negocio e incumplimiento de contrato. Al parecer, ambas eran grandes amigas hasta hace poco; de hecho, la cantante de Hole era imagen de la marca. Pero la inestabilidad de Love le llevó a escribir un día en sus respectivas páginas de 'MySpace' y 'Twitter' que la modista era una ladrona y que, a su juicio, cobraba una barbaridad por su ropa. Tras este 'post' la cantante recibió en casa una denuncia de su, hasta entonces, amiga, que rezaba: "Ya sea que haya sido causado por una psicosis inducida por drogas, una distorsionada comprensión de la realidad, o la creencia de que su fama y dinero le permiten despreciar a la ley, Love se embarcó en una craza obsesiva para aterrorizar y destruir a Simorangkir". Según 'The Sun' en una información recogida por otr/press, la representante de la estrella no ha querido pronunciarse al respecto. Otra de las famosas que más se explaya en la web es Lindsay Lohan. Que su padre ha tenido una hija fuera del matrimonio o que si por culpa de los medios no podía trabajar en proyectos serios, son algunos de los textos que publica en su blog, en los que ha llegado a meterse hasta con sus fans. Uno de sus últimos escándalos fueron las declaraciones que realizó sobre la candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin, a la que tacha de homófoba en un texto en el que critica las creencias sobre control de natalidad del partido en el que Palin milita. En el texto señalaba que era normal que pensara así una mujer que había sido un "ancla para la televisión". "Probablemente sólo estaba preparada para ser eso", apuntaba. Pero si hay una 'celebritie' polémica es la británica Lilly Allen. El ser una de las estrellas más queridas de su país le ha llevado a engrandecerse de tal modo que llegó a decir que otras catantes la imitaban. Una de ellas fue Katy Perry. Para Allen, la intérprete de 'I kissed a girl' es "la versión americana" de ella misma. "Tenemos que convertir a alguien en polémica, como Lilly Allen", así es como crearon a Perry sus productores, según la británica. Además, en su blog, Allen explica que la propia cantante norteamericana que, dice, se describe a si misma como "una versión de Amy Winehouse con más kilos y más 'buena' que Lilly Allen". " No eres inglesa y no escribes tus propias canciones así que cállate", le espeta Allen desde su espacio en Internet. Esta pelea entre famosas es ya una moda en Estados Unidos. En este país existen 'blogers' que son famosos sólo por el hecho de escribir este tipo de comentarios, así como cotilleos sórdidos en la red. El más famoso es Perez Hilton, que ha descubierto muchas de las intimidades de las estrellas de Hollywood. Sus amigos de este mundo sólo se juntan con él para evitar el daño que puede hacer su lengua viperina. Otro gran temor de los famosos es el productor y agente Alan Carr. Su último ataque se dirigió a la diseñadora Donatella Versace, a la que quiso felicitar desde su web por la nominación al oscar por 'El luchador', comparándola así con Mickey Rourke.