Penélope Cruz y Javier Bardem, juntos en la boda de Salma Hayek

VENECIA, 27 (OTR/PRESS)

Aunque últimamente se les ha visto juntos cenando en Madrid, Penélope Cruz y Javier Bardem siguen intentando esquivar a las cámaras. Algo que no consiguieron el pasado fin de semana ya que se les pudo ver juntos y muy felices saliendo de la segunda boda de Salma Hayek y François Henri-Pinault en Venecia, a la que ambos asistieron.

La 're-boda' de Salma Hayek ha sido un derroche de glamour. Invitados de renombre, entre los que se encontraba el ex presidente francés Jacques Chirac, la directora de 'Vogue' Estados Unidos Anna Wintour, la diseñadora Stella McCartney o los actores Goya Toledo, Ashley Judd, Charlize Theron, Stuart Townsend y Gael García Bernal, entre otros. Todos ellos celebraron una ceremonia amenizada por los irlandeses U2, que dedicaron a la novia la canción 'One'.

De este modo, el Palazzo Grassi se llenó de caras conocidas que, posteriormente se trasladaron, a través de los canales de Venecia, al Teatro La Fenice, en donde degustaron una cena servida por el cocinero español José Andrés. Todo el enlace ha estado rodeado de medidas de seguridad y apenas se ha podido captar la imagen de algunos invitados cuando llegaban hasta el lugar de la ceremonia, así como la salida de otros cuando la fiesta hubo terminado.

Fue a altas horas de la madrugada cuando se ha podido captar la imagen de Pe y Bardem abandonado el teatro La Fenice en una lancha que el matrimonio Hayek-Pinault facilitó a los invitados. Según puede verse en la foto, publicada en '¡Hola!', ella lucía un vestido negro y él un traje del mismo color. En un principio parecía que la pareja no iba a acudir junta, por enésima vez, a un compromiso público, ya que a la entrada del Palazzo, la protagonista de 'Volver' llegaba sola con un Versace azul. La oscarizada actriz lució dos vestidos para la ocasión, uno para la ceremonia religiosa y otro para la celebración.

También su compañera en 'Bandidas' se cambió de vestido. La actriz mexicana lució para su boda un traje de Balenciaga, firmado por Nicholas Ghesquiere. Llevaba el pelo recogido en un moño que adornó con el tradicional velo. Además, lució un espectacular bouquet de flores, hecho a base de orquídeas, jazmines y cuentas de cristal. Valentina Paloma, la hija de 20 meses de los contrayentes, ejerció de dama de honor, junto a François y Mathilde, los hijos que su esposo tuvo de su anterior matrimonio.