Setenta pasos en una hora llena de glamour

  • Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- Apenas setenta pasos se convierten en un recorrido de más de una hora para las estrellas de Hollywood, que hoy lucieron sus mejores galas y posan en la alfombra roja antes de entrar en la lucha por una de las codiciadas estatuillas doradas.

Setenta pasos en una hora llena de glamour

Setenta pasos en una hora llena de glamour

Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- Apenas setenta pasos se convierten en un recorrido de más de una hora para las estrellas de Hollywood, que hoy lucieron sus mejores galas y posan en la alfombra roja antes de entrar en la lucha por una de las codiciadas estatuillas doradas.

Las celebridades del mundo del cine brillan esta noche más que ninguna otra y esperan que al final de ese recorrido repleto de cámaras y focos se escuche su nombre tras la famosa frase de: "Y el Oscar es para..."

El recorrido comienza en el cruce entre las calles Hollywood y Highland, donde los miles de seguidores del séptimo arte llevaban horas esperando a sus ídolos, como la joven de origen mexicano Carolina Muñoz, una asidua de la alfombra roja que repite por décimo año consecutivo.

Generalmente sólo unos pocos afortunados consiguen una de estas privilegiadas posiciones que se conceden por sorteo meses antes, pero Muñoz y un grupo de 20 amigos tienen un sitio reservado, ya que durante años esperaban hasta dos meses haciendo cola para conseguir un puesto y se convirtieron en viejos conocidos de la Academia.

Para Muñoz "es una cita ineludible estar cerca de los famosos" y, según dijo a Efe, este año se muere "por ver a Brad Pitt". "Creo que se va a llevar el Óscar, tanto él como Angelina Jolie", agregó.

La alfombra roja, decorada con flores amarillas a los lados, comprende casi cien metros que se recorren en setenta pasos, aunque las estrellas tardan en recorrer hasta una hora, por los posados y las entrevistas, que aunque no superan los dos minutos, alargan el recorrido.

Un trayecto que hizo la española Penélope Cruz, candidata al Óscar como mejor actriz secundaria por su papel en la película "Vicky Cristina Barcelona", de Woody Allen, acompañada de su madre, Encarna, y de sus hermanos Eduardo y Mónica Cruz, además de su amiga, la también actriz Goya Toledo y su amigo Luis Alegre.

"Si gana el Óscar se nos va a poner la piel de gallina, vamos a gritar y a llorar", comentó Toledo. "Penélope está muy feliz, es un día especial, mágico", agregó su hermana Mónica, a lo que apostilló su madre Encarna: "Esperemos que gane".

Cruz lució un vestido de gasa color crema, con escote palabra de honor e incrustaciones de pedrería con una sencilla gargantilla y el pelo recogido en un moño bajo.

"Penélope Cruz dará mucho que hablar esta noche", aseguró a medios españoles el diseñador Valentino. "Penélope tiene magia, glamour, carisma y vamos a oír hablar mucho de ella esta noche", continuó.

La cineasta española Isabel Coixet, que dirigió a Penélope Cruz en "Elegy", se deshizo en elogios hacia su compatriota, de quien aseguró que "tiene ángel, tiene magia, pero sobre todo es una curranta".

La gran favorita a llevarse el Óscar a la mejor actriz por "The Reader", Kate Winslet, apareció en la alfombra roja con un ajustado vestido gris, con un solo tirante adornado con detalles negros y una larga cola del mismo tono.

Con el pelo recogido hacia atrás y pendientes de diamantes, Winslet reconoció a la cadena de televisión "E! Entertainment" que está "extremadamente nerviosa" por su candidatura.

Freida Pinto, protagonista de "Slumdog Millionaire", eligió un vestido largo azul intenso de John Galliano, mientras que Versace Couture firmó el vestido de la nominada a mejor actriz secundaria Marisa Tomei, y Dior vistió a Sarah Jessica Parker.

Y, por supuesto, apareció el tándem "Brangelina", provocando el delirio del público. Brad Pitt, con un traje impecable, y Angelina Jolie, con vestido de escote palabra de honor, escogieron el negro.

Como la noche que Jolie ganó el Óscar por "Girl Interrupted".