Una marca de ropa cree que los "escándalos sexuales" sexuales devaluaron la imagen de Allen

  • Nueva York, 9 abr (EFE).- La cadena de tiendas de ropa American Apparel cree que los "escándalos sexuales" de Woody Allen y en concreto su relación con su "hijastra" Soon Yi, han devaluado la imagen del director estadounidense, quien le reclama judicialmente 10 millones de dólares por utilizar sin permiso una foto suya para un anuncio.

Una marca de ropa cree que los "escándalos sexuales" sexuales devaluaron la imagen de Allen

Una marca de ropa cree que los "escándalos sexuales" sexuales devaluaron la imagen de Allen

Nueva York, 9 abr (EFE).- La cadena de tiendas de ropa American Apparel cree que los "escándalos sexuales" de Woody Allen y en concreto su relación con su "hijastra" Soon Yi, han devaluado la imagen del director estadounidense, quien le reclama judicialmente 10 millones de dólares por utilizar sin permiso una foto suya para un anuncio.

"Creemos que la popularidad de Allen ha caído significativamente, especialmente a raíz de los escándalos con los que ha estado asociado", asegura Stuart Slotnick, abogado del creador y director American Apparel, Dov Charney, en un artículo publicado hoy por The New York Post.

Añade que "el término 'escándalo sexual' se podría referir a su relación con Soon Yi Previn, incluidos su descubrimiento y publicación, las fotos desnudas que tomó de ella y su matrimonio".

Hace un año, el actor presentó una demanda en un tribunal de Nueva York en la que reclamaba 10 millones de dólares a American Apparel por usar su imagen en un anuncio sin su consentimiento.

El bufete de abogados Loeb & Loeb, que representa al cineasta, aseguró en su día que American Apparel "no buscó ni mucho menos obtuvo el permiso o el consentimiento de Woody Allen" para el uso de su imagen en distintas piezas publicitarias en internet y vallas en Nueva York y en Los Ángeles (California).

En el anuncio de la marca, que salió en mayo de 2007, aparecía Allen vestido como un judío ortodoxo con barba larga y sombrero negro, acompañado por las palabras "el rabino sagrado" en yiddish y el nombre de la firma.

La imagen era un fotograma de "Annie Hall" (1977), protagonizada por Diane Keaton y Woody Allen, y ganadora de cuatro premios Óscar, entre ellos el de mejor director y mejor película.

La demanda señalaba que "Allen ha logrado un éxito comercial y de crítica considerable en su carrera, entre otras cosas, manteniendo un estricto control sobre los proyectos a los que está asociado".

En una documentación presentada a la corte la semana pasada en preparación del juicio, que comenzará en mayo, se añade que el director está entre los diez grandes iconos del cine estadounidense.

Según publica hoy el diario neoyorquino, American Apparel, una compañía creada y dirigida por Dov Charney, argumenta que el valor de la imagen de Allen ha caído en los últimos principalmente por los escándalos sexuales de lo que ha sido protagonista durante su vida y por lo tanto ya no vale los 10 millones de dólares que este reclama.

"Creemos que ha sobrestimado enormemente el valor de su inclusión en un anuncio, si es que lo puede conseguir", asegura el abogado al diario, en el que cita la agria y aireada batalla que mantuvo con Farrow por la custodia de sus hijos, su romance secreto con la hija adoptiva de ella y su posterior boda.

El diario llama la atención sobre el hecho de que quienes defienden ese argumento son lo abogados de Charney, un judío canadiense conocido por su actitud provocativa y exhibicionista, que ha sido demandado repetidamente por acoso y que ha conseguido que su marca sea identificada por la juventud y provocación de las chicas que utiliza en sus anuncios, entre otros aspectos.