Pekín pasa de puntillas por la ofrenda de Aso en Yasukuni

  • Pekín, 21 abr (EFE).- El gobierno chino prefirió no dar excesiva importancia a la ofrenda realizada hoy por el primer ministro de Japón, Taro Aso, al santuario de Yasukuni, donde se honra a los soldados nipones caídos en las contiendas bélicas del siglo XX.

Pekín pasa de puntillas por la ofrenda de Aso en Yasukuni

Pekín pasa de puntillas por la ofrenda de Aso en Yasukuni

Pekín, 21 abr (EFE).- El gobierno chino prefirió no dar excesiva importancia a la ofrenda realizada hoy por el primer ministro de Japón, Taro Aso, al santuario de Yasukuni, donde se honra a los soldados nipones caídos en las contiendas bélicas del siglo XX.

"El mausoleo de Yasukuni es un asunto político mayor y muy sensible en las relaciones entre China y Japón. Esperamos que Japón pueda superar honestamente estos obstáculos políticos y promover una relación saludable y firme en asuntos relevantes", declaró escuetamente la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jiang Yu.

En Yasukuni se rinde culto a héroes militares del país, incluidos oficiales acusados de crímenes contra la Humanidad en la Segunda Guerra Mundial, y países asiáticos como China o Corea del Sur lo consideran un símbolo del yugo colonial nipón que sufrieron en la primera mitad del siglo XX y un monumento al militarismo japonés.

Aso, quien precisamente tiene previsto visitar China los días 29 y 30 de este mes, ofreció hoy un "masasaki" -ofrenda sagrada compuesta por un conjunto de ramas- con motivo del festival de primavera en el polémico santuario tokiota.

Es tradición que los gobernantes japoneses acudan al monumento a rendir tributo a los soldados caídos, con las consecuentes protestas de China y Corea del Sur.

Así, por ejemplo, en abril de 2007 el entonces primer ministro, Shinzo Abe, entregó un ornamento floral valorado en 50.000 yenes (508 dólares), aunque fue su antecesor, Junichiro Koizumi, quien más tensó las relaciones con sus vecinos por sus repetidas visitas al templo.