ÚLTIMA HORA 13:28 El presidente de Italia encarga a Paolo Gentiloni la formación de gobierno

Cerca de 200 antisistemas reciben con aplausos a los 18 jóvenes detenidos tras su puesta en libertad

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) Alrededor de 200 jóvenes con estética antifascista se acercaron esta mañana a las puertas de los juzgados de guardia de Plaza Castilla en solidaridad con los dieciocho detenidos el pasado sábado en el distrito de Vallecas a raíz de los incidentes ocurridos durante la concentración del grupo radical de ultraderecha Movimiento Patriota Socialista, autorizada por la Delegación del Gobierno. Los arrestados pasaron esta mañana a disposición del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid acusados de desórdenes públicos, atentado y daños. Tras prestar declaración, el juez ordenó su puesta en libertad al no solicitar la Fiscalía su ingreso en prisión, informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). A lo largo de la mañana, los conocidos de los apresados fueron congregándose a las puertas del acceso a los juzgados de guardia para recibir a sus compañeros. A su salida, los jóvenes vitorearon a sus amigos, acompañándolo con aplausos. Todos ellos se negaron a hablar con los periodistas congregados, incluso algunos amenazaron a los fotógrafos con el uso de la fuerza si realizaban alguna imagen. La Policía detuvo el pasado sábado a un total de 25 personas, entre ellas siete menores de edad, durante los altercados entre grupos antifascista y ultraderechista en Vallecas. Los primeros habían convocado una 'contramanifestación' a escasos 200 metros de otra convocada por el grupo ultraderechista Movimiento Patriota Socialista. Con motivo de los enfrentamientos, los sanitarios del Samur tuvieron que tratar a varios heridos de carácter leve que fueron dados de alta en el lugar, entre los que se encontraba seis policías. Los heridos presentaban heridas leves por caídas y pedradas. El Movimiento Antifascista Madrileño convocó la 'contramanifestación' el sábado a las 16.00 horas en Puente de Vallecas contra otra marcha convocada previamente a la misma hora y a escasos metros en Pacífico por el grupo ultraderechista Movimiento Patriota Socialista, marcha que había autorizado la Delegación del Gobierno. Además, querían recordar que Vallecas era el barrio "obrero y multicultural" donde vivía Carlos Palomino, el adolescente de 16 años asesinado en noviembre de 2007 por un militar en el metro de Legazpi cuando acudía a protestar contra una manifestación convocada por el partido Democracia Nacional.