El monumento a las víctimas de Atocha recibe un millón de visitas en dos años

  • Madrid, 10 mar (EFE).- El cilindro gigante de cristal que rinde homenaje a las víctimas del 11-M frente a la madrileña estación Atocha ha recibido un millón de vistas desde que se inauguró hace ahora dos años, según han informado fuentes de Renfe.

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Una mujer en coma y 91 afectados reciben asistencia sanitaria 5 años después

Madrid, 10 mar (EFE).- El cilindro gigante de cristal que rinde homenaje a las víctimas del 11-M frente a la madrileña estación Atocha ha recibido un millón de vistas desde que se inauguró hace ahora dos años, según han informado fuentes de Renfe.

El enorme cubo transparente, que refleja la luz y la memoria de los que sufrieron los atentados terroristas, recibió 550.000 vistas de marzo a diciembre de 2007, sobre todo durante los dos primeros meses que siguieron a su inauguración, el 11 de marzo.

En 2008, alrededor de 440.000 personas visitaron la obra, diseñada por el estudio de arquitectos FAM (Fascinante Aroma a Manzana), que en estos momentos está siendo acondicionada y limpiada con vistas a la afluencia masiva de visitantes que se espera a partir de mañana a raíz de la celebración de actos conmemorativos.

El monumento que recuerda a las víctimas en Atocha está compuesto por un cilindro irregular de 11 metros de altura, construido a base de grandes piezas de vidrio óptico transparente adheridas a la estructura por un pegamento acrílico y sin acero.

El proyecto consta de dos partes íntimamente relacionadas y carentes de sentido una sin la otra: una cúpula irregular de vidrio y una sala bajo rasante que permite mirar la cúpula desde abajo y leer los mensajes que contiene, con las condolencias que los madrileños depositaron espontáneamente en la estación tras el 11-M.

Al mismo tiempo, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) espera poder poner a disposición de la sociedad a lo largo de este año el "Archivo del duelo", donde se han recopilado los múltiples recuerdos y objetos que los ciudadanos depositaron en los escenarios de la tragedia.

Renfe firmó un convenio en 2006 con el CSIC para que custodiara y estudiara todos estos poemas, camisetas, banderas, oraciones y todo tipo de recuerdos recogidos en las estaciones.

El proyecto, que ha liderado la investigadora Cristina Sánchez Carretero, ha consistido en hacer un inventario para asegurar la preservación correcta de los materiales y, posteriormente, estudiar el material desde el punto de vista de la antropología.

En estos trabajos, los investigadores se han basado en el ejemplo de sus homólogos estadounidenses que ya realizaron un proyecto similar con materiales recogidos tras los atentados del 11 de septiembre para investigar, desde la antropología, los ritos de duelo y los mecanismos de cohesión ciudadana.

Según informan fuentes del CSIC, el "Archivo del Duelo" estará concluido a finales de año y, una vez efectuados los trámites necesarios con las familias de las víctimas, la institución tomará las medidas oportunas para compartirlo con la sociedad.