Hallan en una fosa común los restos de 31 personas presuntamente asesinadas por las FF.AA. de Perú

  • Lima, 23 mar (EFE).- Los restos de 31 personas presuntamente asesinadas en 1984 por miembros de la Marina de Guerra de Perú fueron exhumados de una fosa común en un cementerio del departamento de Ayacucho, el más golpeado por el terrorismo, confirmó hoy la abogada de los familiares de las víctimas.

Lima, 23 mar (EFE).- Los restos de 31 personas presuntamente asesinadas en 1984 por miembros de la Marina de Guerra de Perú fueron exhumados de una fosa común en un cementerio del departamento de Ayacucho, el más golpeado por el terrorismo, confirmó hoy la abogada de los familiares de las víctimas.

"Se recuperaron 31 cuerpos y aún quedan en la fosa cuatro cuerpos más, que hoy van a ser recuperados. Más tarde se definirá si hay más restos dentro de la fosa o se ha terminado", dijo a Efe la representante de la Asociación para el Desarrollo Humano "Runamasinchiqpaq" (ADEHR), Karim Ninaquispe.

Los restos hallados en una fosa del cementerio de la ciudad de Huanta pertenecerían a un grupo de 50 personas detenidas arbitrariamente entre julio y agosto de 1984 en el estadio de Huanta, en ese entonces base de la Marina, precisó Ninaquispe.

Según el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), estas personas fueron, además, torturadas y asesinadas por los militares y después enterradas en fosas comunes de Pucayacu, en el departamento de Huancavelica, aledaño a Ayacucho.

Estos cadáveres fueron descubiertos en Pucayacu en agosto de 1984, pero al no ser identificados se enterraron nuevamente en fosas comunes de Huanta, donde actualmente se realizan las exhumaciones.

Ninaquispe acotó que el equipo forense del Instituto de Medicina Legal (IML) todavía no ha ubicado una segunda fosa, que contendría los restos de una quincena de personas, y por ello su asociación pedirá a la Fiscalía que ordene su búsqueda.

Respecto a los restos hallados en Huanta, la abogada de ADEHR indicó que varios cuerpos "presentan orificios de balas en el cráneo" y, además, cinco de ellos pertenecerían a "jóvenes de entre 14 y 17 años".

En esta primera fosa podría estar el cuerpo de Jaime Ayala Sulca, periodista del diario La República, quien desapareció en agosto de 1984 después de ingresar a la base de la Marina en Huanta, donde intentaba averiguar sobre una irrupción militar a la casa de su madre y la muerte de seis evangélicos en otro suceso.

La CVR señaló que los hechos de Pucayacu, ocurridos durante el segundo Gobierno de Fernando Belaúnde, se enmarcaron en "un contexto generalizado de violaciones de derechos humanos en la sierra sur del Perú, como parte de la estrategia antisubversiva desarrollada por los agentes del Estado".

Los años del terrorismo entre 1980 y 2000 se saldaron con unos 70.000 muertos, según la CVR, la mayoría a manos del grupo maoísta Sendero Luminoso, y el resto por las fuerzas del orden, organizaciones paramilitares y otros subversivos.