Imbroda dice que no retirará la estatua de Franco de Melilla si Defensa no la reubica en dependencias militares

MELILLA, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), anunció hoy que la única estatua del dictador Francisco Franco que queda en la vía pública en España podría permanecer en el mismo lugar si el Ministerio de Defensa no le encuentra una ubicación dentro de las dependencias militares de la ciudad.

A preguntas de los periodistas, después de que su portavoz del Gobierno, Daniel Conesa (PP), realizara el anuncio de que esta semana se retiraría la escultura colocada a la entrada del puerto desde 1975, finalmente Imbroda señaló hoy que la efigie del ex jefe del Estado durante 40 años "se quedará allí, si Defensa no nos dice el lugar concreto donde se trasladará la estatua".

Imbroda se mostró contrario a trasladarla a un almacén municipal de la ciudad autónoma, "porque se trata de un militar" y señaló que lo correcto sería hacerlo a una dependencia de la Comandancia General de Melilla, como el Museo Militar o algún acuertelamiento de la ciudad.

El presidente subrayó además que se trata de un monumento aprobado en un Pleno del Ayuntamiento en el año 1975 para 'rendir homenaje al que fuera Comandante del Tercio Gran Capitán I de la Legión de Melilla y no por su condición de dictador' y aseguró que se trata de un homenaje a todos los militares que defendieron la ciudad en el año 1921-15 años antes de la sublevación del 'bando nacional'--durante la guerra con los rifeños de Abdelkrim. "Gracias a la Legión, Melilla sigue siendo española" recordó. En esas fechas Francisco Franco Bahamonde era comandante del Tercio Gran Capitán de la Legión en Melilla.

El Gobierno melillense del PP se comprometió a retirar la estatua de Franco de la vía pública, atendiendo así a la Ley de la Memoria Histórica, aprovechando la reparación del lienzo de muralla del frente de la Marina de Melilla la Vieja, incluida entre los proyectos financiados por el Plan E y cuyos pies está el monumento. Las obras está previsto que se inician esta semana.

La efigie de Franco de Melilla es la última que queda en la vía pública después de la retirada a finales del pasado año de la escultura del dictador que se encontraba en Santander.