La Asociación de Familiares de Fusilados recuerda el sábado en Pamplona a los 3.400 asesinados durante la guerra civil

PAMPLONA, 7 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra ha convocado para este sábado un acto de homenaje en la Vuelta del Castillo de Pamplona para recordar a los 298 pamploneses fusilados durante la guerra civil y al conjunto de los 3.400 navarros asesinados en ese periodo.

En el acto, que comenzará a las 12.30 horas y será presentado por el periodista Javier Pagola, participarán un grupo de poetas y cantautores de La Rioja. Además, intervendrán Julio Sesma, presidente de la Asociación Pueblo de las Viudas; Josefina Lamberto, hermana de una víctima, y Mirentxu Agirre, presidenta de la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra. Además, se realizará una ofrenda floral en recuerdo de los fusilados.

El programa previsto para el sábado fue presentado por Tomás Dorronsoro, hijo del teniente de alcalde de Pamplona fusilado, quien defendió que este acto pretende "renovar el compromiso de los pamploneses por la memoria que, esperamos, siga siendo multitudinario".

Tomás Dorronsoro valoró que este año, "como novedad, el Ayuntamiento de Pamplona va a tributar un homenaje especial a los concejales de Pamplona", entre ellos su padre, Corpus Dorronso, "asesinado junto a su hijo y su hermano en Monreal sólo por pensar diferente a sus verdugos, por preocuparse de la calidad de vida de los pamploneses".

Tomás Dorronsoro defendió que "ya era hora de que el Ayuntamiento fuera sensible a nuestro dolor, aunque sea con la abstención de la alcaldesa".

El hijo del asesinado concejal de Pamplona afirmó que "el reconocimiento de estas víctimas es una función central que tiene que cumplir el ámbito municipal, ya que aparte del hecho violento en sí mismo, es la invisibilidad lo que ha producido el sufrimiento continuado durante más de 60 años".

"Muchos de los hijos de estos fusilados tuvimos dificultades para encontrar trabajo en una Pamplona callada y miedosa, muchos de nosotros sufrimos la penuria económica, el dolor de nuestras madres y ante esto el Ayuntamiento no puede callar, no puede hacer como si esto no hubiera pasado nunca", dijo.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Familiares de Fusilados, Mirentxu Agirre, quiso trasladar "un especial agradecimiento" a todas las personas que han colaborado con la asociación desde su puesta en marcha en el año 2002.

Mirentxu Agirre afirmó que "han sido siete años en los que hemos vivido momentos buenos y malos, muchas han sido las zancadillas y críticas gratuitas a lo que hacíamos, también hemos tenido nuestros desalientos, pero nos hemos levantado siempre, porque por encima de todo vemos el calor que nos prestan estos familiares y amigos con su presencia en cada uno de los homenajes que hacemos".

Agirre explicó que a lo largo de 2009 la asociación comenzará "una nueva etapa para hacer frente a los desaparecidos que todavía hay en nuestra querida Navarra, testigos del drama de los familiares".

En este sentido, Olga Alcega, miembro de la junta de la asociación, pidió que los ciudadanos navarros colaboren en la localización de fosas comunes para poder iniciar los trabajos de exhumación. "Hay personas mayores que saben dónde están las fosas y tienen que quitarse el miedo a hablar", señaló.

Para llevar a cabo el trabajo de exhumaciones, la asociación ha solicitado una subvención al Ministerio de Presidencia y además ha hecho un llamamiento para que las instituciones navarras colaboren en estas tareas. "Necesitamos ayuda económica. Las víctimas no eligieron dónde morir y tampoco les dieron opción sobre el lugar de entierro. Las instituciones tienen que ocuparse de esto. Cuando nos hablan de que hay crisis, que hay que olvidar esto y que no hay que gastar un duro, a mí me gustaría saber cuánto dinero dejaron de cobrar todas las viudas y los huérfanos de los 3.400 asesinados que jamás tuvieron una ayuda", dijo.