La Asociación de la Memoria Histórica dice que Belloch es poco respetuoso con las víctimas del franquismo

ZARAGOZA, 16 (EUROPA PRESS) La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica rechazó hoy la propuesta del alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, de dedicar una calle al fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, y acusó al primer edil zaragozano de ser poco respetuoso con las víctimas de la dictadura franquista. Tras decidir, inicialmente, dedicar la céntrica calle de General Sueiro a Escrivá de Balaguer, Belloch hizo pública este fin de semana su propuesta de dedicarle un vial que conecta la Plaza de la Ciudadanía con la Avenida Anselmo María Clavé. En una nota, la entidad afirma que Escrivá de Balaguer "contribuyó a que el franquismo fuera un 'apartheid' para las mujeres, que eran tratadas como seres inferiores". También indican que fue condecorado en dos ocasiones por el dictador Francisco Franco. Así, el 23 de enero de 1954, Escrivá de Balaguer recibió la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort y el 18 de julio de 1960 se le concedió la Gran Cruz de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III. Desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica "creemos que la actitud del alcalde socialista no es coherente con el espíritu de la ley de La memoria y que es poco respetuosa con quienes padecieron la dictadura franquista". José María Escrivá de Balaguer "contribuyó a la legitimación de la dictadura que llevó a cabo la jerarquía de la Iglesia Católica", indican desde la entidad, y añaden que "la carta que Balaguer escribió en 1958 al dictador pide 'a Dios Nuestro Señor que colme a Vuestra Excelencia de toda suerte de venturas y le depare gracia abundante en el desempeño de la alta misión que tiene confiada". La alta misión a la que se refiere Balaguer es "el secuestro de la democracia, las libertades y la sistemática violación de los derechos humanos que llevó a cabo el franquismo", apuntan desde la Asociación. Balaguer "fue en buena parte uno de los legitimadores de trato de inferioridad que recibieron las mujeres en nuestro país durante la dictadura franquista, reduciéndolas prácticamente al cuidado del marido y de sus hijos", continúan. Las mujeres fueron durante la dictadura "tratadas como seres inferiores, carecían de numerosos derechos y eran tratadas como apéndices de sus esposos. Por esa razón y por el incumplimiento que la jerarquía de la Iglesia Católica hace del artículo 14 de la Constitución, acerca de la igualdad de derechos, así como de la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, el alcalde de Zaragoza no debería dedicarle una calle a un santo que contradijo de palabra y acción muchos de los principios que fundamentan la democracia y los derechos humanos", concluyen.