La Junta declara monumento la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresa en Cádiz

El Gobierno andaluz también declara Bien de Interés Cultural la Iglesia de San Lorenzo Mártir de Cádiz

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Gobierno acordó hoy inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la categoría de Monumento, la Iglesia del antiguo Convento de Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresa en Cádiz.

Este edificio, uno de los más sobresalientes del Barroco dieciochesco de la ciudad, se construyó entre 1743 y 1762 por la Orden Carmelita Descalza sobre el emplazamiento de la Ermita de la Bendición de Dios, justo en el límite del área de expansión urbana de la época, frente al baluarte de la Candelaria.

Por su posición frente al mar, su colorista fachada principal y sus espadañas, la iglesia constituye uno de los más importantes hitos de identificación de Cádiz, además de estar muy vinculada a su historia. Así, el 19 de marzo de 1812 acogió la celebración del solemne 'Te Deum' de acción de gracias por la proclamación de la Constitución ese mismo día.

El templo tiene planta de cruz latina con tres naves, crucero y presbiterio. Además de las formas propias de la arquitectura religiosa barroca del XVIII, presenta elementos de gran originalidad como las cubiertas en abanico de la sacristía y de la escalera conventual, las espadañas de inspiración indiana y las portadas de influencia genovesa.

La fachada principal de la iglesia es una de las más características del barroco gaditano y está organizada en calles que reflejan la misma división interna en tres naves. La central cuenta con una portada de mármoles grises y blancos jaspeados, mientras que las laterales se organizan mediante superposición de pilastras pareadas y se rematan con espadañas a modo de torres. Horizontalmente, la fachada está recorrida por un primer cuerpo de sillería de piedra ostionera y placas de mármol.

La declaración como Bien de Interés Cultural incluye 63 obras de arte, del siglo XVIII en su mayor parte. Entre ellas destacan los retablos rococó de madera tallada y dorada que decoran la iglesia, así como esculturas, piezas de orfebrería, pinturas de caballete, muebles y lámparas de araña.

Finalmente, la zona de protección establecida en torno al monumento afecta a espacios públicos y privados de la Alameda de Apodaca y de las calles Ustariz, Carmen, Marqués de Comillas, Artilleros Viniegra y Díaz Merello, Bendición de Dios, Vea Murguía, y Adolfo de Castro.

IGLESIA DE SAN LORENZO MÁRTIR DE CÁDIZ

De igual modo, el Consejo de Gobierno también acordó hoy inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Monumento, la iglesia de San Lorenzo Mártir de Cádiz. Ubicado en el popular barrio de La Viña, en la confluencia de las calles Sagasta y Armengual, el templo constituye un notable ejemplo de la arquitectura religiosa del siglo XVIII en esta ciudad.

El edificio, de planta de cruz latina y nave dividida en cuatro tramos, se construyó entre 1722 y 1726 a instancias del obispo Lorenzo Armengual de la Mota y bajo la dirección del maestro Juan Agustín López Algarín. Sus elementos más destacados son la portada principal, la torre y la capilla de la Orden Tercera de Servitas de María Santísima de los Dolores (construida en 1763).

En el interior sobresalen el coro alto, con un órgano barroco, y la capilla mayor, que alberga un suntuoso retablo de decoración vegetal y geométrica. El exterior presenta dos fachadas y, entre ellas, una torre de planta octogonal con un cuerpo de campanas. La fachada principal está compuesta por la superposición de varios cuerpos, que dotan al conjunto de un ritmo vertical muy frecuente en la arquitectura andaluza de la época.

La declaración aprobada por el Consejo de Gobierno incluye un total de 102 bienes muebles, la mayoría del siglo XVIII. Entre ellos figuran objetos rituales, pinturas, tallas, vestiduras, retablos y pasos. Alrededor del monumento se establece un entorno de protección que abarca casi la totalidad de la manzana donde se ubica y afecta a espacios públicos y privados de las calles Armengual, Hospital de Mujeres, San José y Sagasta.