Melilla dedicará un monumento a los soldados que salvaron Melilla en 1921 cuando se retire la estatua de Franco

Imbroda afirma que gracias a ellos "Melilla es española" y el PSOE le acusa de crear "una polémica artificial"

MELILLA, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), anunció hoy que ha dado instrucciones a la Consejería de Fomento para que estudie la elaboración de un monumento en recuerdo de los militares que "salvaron a Melilla" en la guerra de 1921, que se ubicará en el lugar que ocupa actualmente la efigie de Franco, situada a los pies de la Muralla La Vieja.

En declaraciones a los periodistas, Imbroda reiteró no obstante que antes de nada el Ministerio de Defensa tendrá que buscar una ubicación para la estatua del que fuera comandante de la Legión en aquella guerra con el Rif y que quince años después protagonizó la sublevación del Ejército contra el Gobierno de la Repúblico, que dio inicio a la Guerra Civil y posteriormente a 40 años de dictadura.

Así la primera autoridad melillense manifestó que "nunca" han visto la estatua de Franco con otro significado que "no fuera el de conmemorar la hazaña de 1921" e indicó que si alguien piensa lo contrario "a lo mejor tiene algún tipo de complejo", porque aseguró que gracias a aquella intervención de la Legión, de la que Franco fue comandante, "Melilla siguió siendo espñola".

No opina lo mismo el secretario general del PSOE de Melilla, Dionisio Muñoz, quien dijo que estamos ante una "polémica artificial creada por el presidente de la Ciudad", Juan José Imbroda (PP), a propósito de la efigie de Franco.

En opinión del dirigente socialista, "responden a un intento de desviar la atención de los melillenses sobre otras cuestiones mucho más importantes como el escaso empleo que ha generado el Gobierno del PP con los 12 millones del Fondo Municipal de Inversión o la falta de respuesta ante la modificación de la Financiación Autonómica".

Por ello recalcó que "esta polémica que Imbroda y su Gobierno han creado es porque están tan agotados y acogotados que no pueden esconder por un minuto más su incapacidad para responder a los retos de Melilla".