El Hespérides dará su primera vuelta al mundo en 2010

  • Cartagena (Colombia), 31 mar (EFE).- El Buque Oceanográfico de la Armada Española, Hespérides, se prepara para dar su primera vuelta al mundo en 2010, dijo su capitán, Pedro de la Puente, en una entrevista con Efe.

El Hespérides dará su primera vuelta al mundo en 2010

El Hespérides dará su primera vuelta al mundo en 2010

Cartagena (Colombia), 31 mar (EFE).- El Buque Oceanográfico de la Armada Española, Hespérides, se prepara para dar su primera vuelta al mundo en 2010, dijo su capitán, Pedro de la Puente, en una entrevista con Efe.

"Expedición Malaspina" será el nombre de esta hazaña del buque español, que se encuentra en el puerto caribeño de Cartagena de Indias (norte de Colombia) desde el pasado 27 de marzo.

"Por primera vez el barco dará la vuelta al mundo en un viaje de nueve meses en que iremos haciendo una campaña biológica alrededor del planeta", explicó De la Puente.

El Hespérides volverá a atracar en España el 12 de mayo próximo, pero antes se detendrá durante cerca de un mes en Santo Domingo, donde los científicos que viajan a bordo "estudiarán unas características geológicas muy especiales que tiene el mar Caribe al sur de la isla", informó el capitán.

En este viaje, el Hespérides, que viaja con 57 tripulantes entre oficiales, suboficiales y marineros de la Armada española, a quienes se suman 37 científicos de diversas nacionalidades, concluirá así la segunda parte de la primera campaña bipolar que comenzó en 2007 en el Ártico.

"Esta campaña, netamente española, es la principal aportación del Gobierno de España al Año Polar Internacional", afirmó De la Puente de 48 años, dos de ellos como comandante del Hespérides.

Este buque está diseñado para soportar, entre otras, las adversas condiciones de los mares de la Antártida, adonde acude cada año durante el verano polar en campañas que duran alrededor de cinco meses.

España tienen dos bases no permanentes en la Antártida, la "Gabriel de Castilla" y la "Juan Carlos I".

"La mar es un entorno hostil y peligroso y en los polos las condiciones meteorológicas son más adversas, pero en general la navegación es la misma en cualquiera de los mares del planeta", sostuvo el comandante del Hespérides.

Aún así, aseguró que las navegaciones antárticas no son aventuras, "son navegaciones bien pensadas, analizadas, planeadas para hacer nuestra campaña con absoluta seguridad".

De la Puente dijo no haber tenido ningún evento que haya comprometido la seguridad del barco en los polos, pero recordó cuando debieron ayudar a desencallar el "Ocean Nova", un barco de pasajeros.

"Esta vez hubo mucho riesgo en las maniobras de acercamiento para poderlo remolcar pero todo salió bien", relató.

"La experiencia del polo es apasionante, ha habido buenos y malos momentos, ha habido espectáculos como las puestas del sol que en el verano son preciosas, son experiencias que se graban en la mente y que no se olvidan jamás", afirmó De la Puente.

A su llegada a España, el Hespérides permanecerá dos meses amarrado a puerto para reparaciones y a mediados de julio zarpará en una primera campaña de oceanografía física y geográfica, "que es la continuación del levantamiento de nuestra zona económica exclusiva", explicó el capitán.

Este buque tiene capacidad de navegar durante largos periodos a poca velocidad y con un bajo nivel de ruidos para no afectar el rendimiento de los equipos acústicos de investigación, además de que puede surcar mares a través de hielos de hasta 40 centímetros de espesor.

El buque acata las normas de la Navegación Antártica teniendo en cuenta el tratado Antártico sobre "Prevención de la Contaminación Marina".

Para ello utiliza una planta de tratamiento de aguas residuales, separador de sentinas, tanques de lodos y de aceite sucio, además de llevar una máquina para compactar sólidos inorgánicos que se almacenan en cajas especiales y son evacuados luego de su llegada al puerto.

Con estas características, el Hespérides se prepara desde ya para su siguiente gesta: dar la vuelta al mundo.