Madre de niñas salvadoreñas que murieron en el desierto de EE.UU. pide justicia

  • San Salvador, 25 mar (EFE).- Leticia González, madre de dos niñas salvadoreñas que murieron en 2007 en el desierto después de entrar ilegalmente a EE.UU., afirmó hoy que fue "el peor error" de su vida pretender que sus hijas se reunieran con ella y ratificó su denuncia contra un hombre al que dice haber pagado para trasladarlas.

Madre de niñas salvadoreñas que murieron en el desierto de EE.UU. pide justicia

Madre de niñas salvadoreñas que murieron en el desierto de EE.UU. pide justicia

San Salvador, 25 mar (EFE).- Leticia González, madre de dos niñas salvadoreñas que murieron en 2007 en el desierto después de entrar ilegalmente a EE.UU., afirmó hoy que fue "el peor error" de su vida pretender que sus hijas se reunieran con ella y ratificó su denuncia contra un hombre al que dice haber pagado para trasladarlas.

"Yo lo que pido es que se haga justicia, dicen que (el sujeto) dijo de que a él no se le había entregado ningún centavo por las niñas. Que tenga valor y que diga la verdad, él recibió todo el dinero", declaró González en declaraciones difundidas hoy por el diario La Prensa Gráfica.

González llegó este martes a un caserío en el departamento salvadoreño de San Vicente (centro) adonde fueron trasladados los féretros con los cadáveres de las hermanas Luz Karina y Blanca Lilian, así como de su tía política Angélica María Ayala.

Se refirió a Francisco Alfaro Ariza, quien fue enviado a juicio por el Juzgado de Instrucción de San Vicente por el presunto delito de tráfico ilegal de personas, tras ser señalado como el sujeto que fue contratado para trasladar ilegalmente a las hermanas a EE.UU.

"Él dice que nosotros no tenemos recibo (por entregar el dinero), si él nunca dio recibo si era un 'coyote', cómo iba a dar recibo", añadió la madre de las menores, quien asegura que le pagaron 10.000 dólares al detenido por el traslado de las niñas.

"Aconsejo a los padres de que si tienen a sus hijos aquí (en El Salvador) que no los muevan de aquí, que aquí están mejor, que no cometan el mismo error que yo cometí, porque yo con tal de querer tener a mis hijas allá, cometí el peor error de mi vida y ahora me arrepiento por toda la vida", añadió Leticia González.

Esta mujer salvadoreña vive en EE.UU., tras acogerse al Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés).

Las menores emprendieron el viaje el 10 de marzo de 2007 en compañía de su tío Víctor González y la esposa de este, Angélica María Ayala, para reunirse con su madre en Houston, Texas.

Sin embargo, el tío de las menores fue separado del grupo que viajaba ilegalmente a Estados Unidos y deportado, mientras que su esposa y sus dos sobrinas desaparecieron en el desierto de Texas.

La madre y el Gobierno de El Salvador pidieron ayuda a las autoridades migratorias de México y Estados Unidos para dar con el paradero de las desaparecidas.

Meses después fueron encontrados los esqueletos de tres personas en el desierto de Texas y por medio de pruebas de ADN se determinó que correspondían a las tres salvadoreñas.

Los féretros con los cadáveres de las dos menores y su tía fueron recibidos el domingo por sus familiares en el Aeropuerto Internacional, a 44 kilómetros al sur de San Salvador.