Corea del Sur planea despedir el viernes los restos mortales del ex presidente Roh Moo Hyun en un funeral público

Corea del Sur planea despedir el viernes los restos mortales del ex presidente Roh Moo Hyun en un funeral público

Corea del Sur planea despedir el viernes los restos mortales del ex presidente Roh Moo Hyun en un funeral público

SEÚL, 24 (Reuters/EP)

El Gobierno de Corea del Sur y la familia del ex presidente Roh Moo-hyun acordaron el domingo despedir el próximo viernes en un funeral público los restos mortales del fallecido dirigente, que con casi total certeza se quitó ayer la vida lanzándose al vacío desde un barranco, acuciado por la presión motivada por la investigación contra él por un escándalo de corrupción.

"Es más deseable despedir al ex presidente de una manera honorable y cortés, adecuada a un ex presidente, que permita a la mayor cantidad de gente posible rendir sus respetos y elogiarle", dijo Cheon Ho Seon, portavoz de Roh durante su estancia en la Presidencia, en un comunicado.

Roh fue interrogado el mes pasado por fiscales debido a sospechas de que su familia recibió cerca de 6 millones de dólares en sobornos de parte de un ejecutivo de una zapatería, y que mancillaron su reputación de reformista y regenerador del Gobierno.

Según apuntan las primeras investigaciones, Roh saltó desde el barranco poco después de las 6.30 horas de la mañana de ayer, cerca de su casa en la localidad de Bonghwa, 450 kilómetros al sur de Seúl.

En los extractos publicados de su breve nota de suicidio, el ex presidente explicó que la presión de la investigación contra él le había sumido en un profundo estado de depresión. "No soy capaz de hacer absolutamente nada porque no me encuentro con buena salud. No puedo leer libros ni puedo escribir", indicó.

En su misiva final, Roh escribió además: "No me puedo ni imaginar las incontables agonías en el camino. El resto de mi vida sólo sería una carga para otros. El dolor que he causado a tanta gente es demasiado grande. El dolor de los próximos días es insondable", según la nota divulgada por la Policía surcoreana y recogida por la agencia oficial de noticias Yonhap.

La última voluntad del ex mandatario surcoreano, que tenía 62 años, apunta que su decisión ha sido adoptada tras larga consideración, y solicita que se incineren sus restos mortales.

"No os entristezcáis. ¿Acaso no son la vida y la muerte parte de la naturaleza?. No lo lamentéis, no responsabilicéis a nadie. Es el destino. Por favor, cremadme. Y por favor, dejad una pequeña tumba cerca de mi hogar. He pensado mucho tiempo sobre eso", escribió.