Unos 100 familiares acuden al entierro de los 16 cuerpos de la Fosa de las Mujeres de Grazalema (Cádiz)

GRAZALEMA (CÁDIZ), 16 (EUROPA PRESS)

Unos cien familiares de Canarias, Málaga, Sevilla, Ubrique (Cádiz), Ronda (Málaga) y Murcia acudieron hoy junto con otras 500 personas al entierro de los 16 cuerpos localizados en la Fosa de las Mujeres de Grazalema.

La localización de la fosa de las mujeres de Grazalema, la identificación de los cuerpos y su entierro formaba parte de un proyecto que fue subvencionado con 15.000 euros consignados por la Diputación gaditana dentro de la primera convocatoria de subvenciones para la Recuperación de la Memoria Histórica --correspondiente al año 2008--.

En la fosa de Grazalema se localizaron finalmente 15 mujeres --tres de ellas embarazadas-- de entre 14 y 61 años, además de un niño. Los indicios apuntan a que este menor --apodado el Bizarrito-- es hijo del matrimonio que formaban María la Bizarra y Pepe el tío Fraile.

Esta pareja trabajaba en los alfanjes --hornos de carbón-- donde fueron sepultadas las mujeres y comunicaron la suerte final de sus paisanas al pueblo. La represalia que sufrieron, al divulgar las ejecuciones, fue "atroz" puesto que, al parecer, Bizarrito fue quien cavó la fosa y el último en ser asesinado, mientras que sus padres "desaparecieron sin dejar rastro".

La alcaldesa de la localidad, María José Lara, informó a Europa Press de que entre los responsables políticos acudieron la delegada provincial de Justicia, Blanca Alcantara, la diputada provincial de la Ciudadanía, María Naval, y el director de área, Carlos Perales, la parlamentaria andaluza María Cózar, el alcalde de Benaocaz, Manuel Cabrera así como varios concejales de los pueblos vecinos.

El acto comenzó con un responso impartido por el párroco de la localidad en la Casa de la Cultura, seguido de un acto institucional en el que tanto la alcaldesa como el concejal coordinador la Memoria Histórica, Joaquín Ramón Gómez, explicando "en qué consistió el proceso de tres o cuatro años en el que llevan trabajando".

Asimismo, hicieron menciones de reconocimiento a aquellas personas que "han puesto su implicación personal y esfuerzo", el director de Ciudadanía de la Diputación, Carlos Perales, el ex alcalde de la localidad, Antonio Mateos y al grupo multidisciplinar de arqueólogos y la forense y jurista criminóloga, que se encargaron de la inhumación.

Del mismo modo, se hizo un reconocimiento al escultor encargado de realizar el monumento bajo el que fueron enterrados los cuerpos, el malagueño Andrés Montesanto.

En esta línea, la alcaldesa, María José Lara, se mostró "muy emocionada y satisfecha de haber llevado a efecto ese compromiso político con los familiares que tomaron en su día".