Amy Winehouse gana la batalla a los paparazzi

LONDRES, 4 (OTR/PRESS)

Puede que en poco tiempo la imagen de Amy Winehouse no sea tan habitual en los medios de comunicación. La cantante, harta de que los fotógrafos la persiguieran en su día a día e hicieran guardia en la puerta de su casa, decidió emprender acciones legales contra ellos y ahora, un juez ha prohibido fotografiar a la intérprete de 'Rehab' en lugares públicos.

De este modo, los fotógrafos pueden ser procesados si persiguen a Winehouse o se acercan a menos de cien metros de su nueva casa, en las afueras de la capital londinense. Además, según una información de 'Music news', recogida por otr/press, se prohíbe a los informadores que capten imágenes de la cantante en su casa o en la de cualquier miembro de su familia o sus amigos.

Ésta no es la única noticia que ha protagonizado la ganadora de 5 Grammys en estos últimos días. La salud de la cantante sigue resintiéndose de los excesos que ha cometido en los últimos años y el pasado fin de semana Amy sufrió un desmayo en la isla de Santa Lucía en el Caribe, en donde reside desde hace meses por tiempo indefinido.

En este sentido, su portavoz dijo: "Se desmayó, y fue llevada al hospital para observación, más que nada por su medicación y para chequear que todo estuviera bien". "Le dijeron que estaba deshidratada y que tiene que tomar más agua", aclaró.