Berlusconi y Lario se disputan una fortuna de 6.000 millones de euros

  • Roma, 5 may (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se enfrentará a Cristina Morelli, la que fuera abogada de Eluana Englaro, y contratada por su todavía esposa, Veronica Lario, para defender sus intereses en un divorcio, en el que ambos se disputarán una fortuna valorada en 6.000 millones de euros.

Roma, 5 may (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se enfrentará a Cristina Morelli, la que fuera abogada de Eluana Englaro, y contratada por su todavía esposa, Veronica Lario, para defender sus intereses en un divorcio, en el que ambos se disputarán una fortuna valorada en 6.000 millones de euros.

Se trata, según la última lista de la revista "Forbes", de la septuagésima fortuna del mundo y la segunda de Italia, repartida entre líquido, propiedades y acciones.

Berlusconi, que ya ha advertido que será "durísimo e inflexible" en el proceso de separación y ha mostrado su indignación por las insinuaciones de su mujer sobre una supuesta relación con una joven de 18 años, luchará por que su patrimonio quede repartido a partes iguales entre los hijos de su primer matrimonio, y sus vástagos con Lario.

El magnate italiano pretende dar el 50 por ciento de su imperio empresarial a Marina, de 43 años, y Piersilvio, de 41; hijos de su primer matrimonio con Carla dall'Oglio, y otro tanto a los tres habidos con Lario: Barbara, de 25 años, Eleonora de 22, y Luigi de 20, desveló el diario "La Stampa".

Pero Lario no está de acuerdo y pretende que las cuotas se repartan equitativamente entre los hijos, es decir, un 20 por ciento para cada uno, lo que pondría el control efectivo del grupo Fininvest en manos de sus tres vástagos.

Un 'holding', cuyo valor asciende a 4.000 millones de euros y del que "Il Cavaliere" controla un 61 por ciento -el resto está en manos de sus hijos-, y al que pertenecen el gigante de las comunicaciones Mediaset, la editorial Mondadori, el banco Mediolanum y el equipo de fútbol A.C Milán.

Una disputa, que según las amenazas que dice haber recibido Lario, se presenta sin cuartel y sin límites, tras 19 años de matrimonio y más de treinta de relación, motivada por la joven Noemi Letizia, a la que Berlusconi visitó en su fiesta de cumpleaños de 18 cumpleaños el pasado 26 de abril en Nápoles y que se dirigía a "Il Cavaliere" con el apelativo cariñoso de "papi".

Según el diario "Corriere della Sera", Veronica Lario ha confesado a sus más allegados que su decisión se debía a esta joven, hasta ahora desconocida y que ha saltado a las primeras página de todos los periódicos, lo que la ha llevado a refugiarse entre los suyos mientras pasa el "escándalo".

"Es la prueba de que él no ha cambiado. Me había prometido que no volvería a las andadas y ha empeorado. Son ya diez años soportando todo esto. Ahora la gota ha colmado el vaso, no vuelvo hacia atrás", subrayó Lario, que con las insinuaciones de una posible relación entre su marido y la joven ha provocado reacciones a nivel político que podrían comprometer el nombre de Berlusconi.

Ayer, el diputado de Italia de los Valores (IDV) Antonio Borghesi pidió al Gobierno que aclare si Berlusconi ha tenido relaciones con menores de edad.

Una atención mediática y política que disgusta a "Il Cavaliere", que ha lamentado las insinuaciones de su mujer, a la que ha dicho que debería avergonzarse por tales afirmaciones y le ha exigido disculpas públicas.

Berlusconi teme, además, que su mujer pida al juez una "separación por culpa" por este caso, según "La Repubblica".

Algo que podría hacer tambalear la inmunidad de la que disfruta gracias a la ley conocida como "lodo Alfano", que establece la suspensión de procesos penales, incluidos aquellos anteriores a acceder al cargo, para las cuatro cargas más altas del Estado.

Asimismo, Berlusconi ha mostrado su preocupación por este hecho que podría afectar a los resultados de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), en las próximas elecciones al Parlamento Europeo del 7 de junio.

"Ya es la tercera vez que en una campaña electoral me juega una mala pasado de este tipo", declaró ayer.

"Il Cavaliere" intentó culpar a la izquierda de la decisión de su mujer, de la que dijo que ha sido víctima de una instrumentalización, lo que ella ha rebatido afirmando que se limita a "defender" su dignidad "como mujer", así como la de sus hijos.