Bianca Jagger, un anillo de 200.000 euros y una querella por difamación

  • Viena, 4 may (EFE).- Un anillo valorado en 200.000 euros que Bianca Jagger perdió en Salzburgo y dos querellas -una por difamación- de quien lo encontró, son los ingredientes de un proceso que arrancó hoy en Austria con tintes de culebrón judicial.

Bianca Jagger, un anillo de 200.000 euros y una querella por difamación

Bianca Jagger, un anillo de 200.000 euros y una querella por difamación

Etiquetas

Viena, 4 may (EFE).- Un anillo valorado en 200.000 euros que Bianca Jagger perdió en Salzburgo y dos querellas -una por difamación- de quien lo encontró, son los ingredientes de un proceso que arrancó hoy en Austria con tintes de culebrón judicial.

La conocida defensora de los Derechos Humanos perdió a finales de agosto pasado en la ciudad austríaca de Salzburgo un anillo de platino con una aguamarina de 15 milímetros de diámetro, diseñado por la propia Jagger y elaborado por un joyero inglés.

El anillo lo encontró y lo devolvió el empresario Reinhard Ringler, quien reclama una recompensa, algo que la ley austríaca recoge como un 5 por ciento del valor del objeto, que en este caso serían: 10.000 euros.

Pues bien, el abogado de Ringler asegura que Bianca Jagger se niega a pagar esa cantidad alegando que se entregó el anillo muy tarde, por lo que presentaron una querella contra ella.

Ringle explicó que encontró el anillo y al creer que se trataba de un "llavero sin valor" se lo regaló a su hija de 13 años, y se fue de vacaciones.

Supo de la desaparición del anillo por los periódicos y enseguida descubrió que era lo que había encontrado, por lo que lo devolvió a la policía esperando que se le recompensase.

Gabriel Lansky, el abogado de Jagger, aseguró a la radio ORF que la recompensa sólo se debe entregar en caso de que se produzca una devolución "inmediata" del objeto, y Ringler tardó ocho días en entregarlo después de que la prensa publicase la desaparición de la joya.

Pero aún queda algo por explicar, la denuncia por difamación. Al parecer el abogado de Jagger dijo que era "ridículo" que una joya de esa categoría hubiera sido utilizada como un juguete, por lo que Ringler decidió acudir a los tribunales por semejante opinión.

El juez pidió que se llegara a un acuerdo extrajudicial, pero ambas partes han denegado esa posibilidad, por lo que el proceso se suspendió después de 45 minutos.

En las próximas jornadas del proceso deberán declarar varios testigos y todavía se desconoce si Bianca Jagger acudirá para dar su versión de lo sucedido.