El líder del PD pide a Berlusconi que no diga que su divorcio es un complot

  • Roma, 4 may (EFE).- El secretario general del Partido Demócrata (PD), Dario Franceschini, pidió hoy al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, que deje de decir "esas cosas patéticas" sobre que su divorcio "es un complot, que se ha organizado y preparado por la izquierda", informan medios locales.

Roma, 4 may (EFE).- El secretario general del Partido Demócrata (PD), Dario Franceschini, pidió hoy al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, que deje de decir "esas cosas patéticas" sobre que su divorcio "es un complot, que se ha organizado y preparado por la izquierda", informan medios locales.

Franceschini respondió así desde Milán a las declaraciones de Berlusconi que en los últimos días aseguró que su mujer, Verónica Lario, se ha creído las mentiras de los medios de comunicación de la izquierda.

"Que deje decir esas cosas patéticas para distraer la atención de los italianos", puntualizó el líder del PD.

"En este tema (el divorcio Berlusconi-Lario) nos comportamos como personas serias con corrección dejando fuera la política de los asuntos personales", agregó.

A fines de abril estalló la polémica sobre la inclusión en las listas para la elecciones europeas del Pueblo de la Libertad (PDL), de mujeres del mundo del espectáculo, entre ellas alguna participante en concursos televisivos.

Veronica Lario, de 53 años, respondió que este tipo de inclusiones en la lista de candidaturas del PDL era una "desvergüenza" para "diversión del emperador" y que ofendía "la credibilidad de todas" las mujeres.

Dos días después, Berlusconi, de 72 años, decidió retirar a la gran mayoría de jóvenes y "bellezas" que pensaba incluir en las listas de candidatos de su partido.

"La señora se ha dejado engañar por los periódicos de la izquierda. Lo siento", dijo.

Pero para Lario no hay argumentos que valgan y tras este episodio y la visita que Berlusconi hizo en Nápoles al apartamento de una joven de 18 años, ha pedido el divorcio, en el que el primer ministro, según adelantó, será "durísimo e inflexible".