El nido de una cigüeña enfrenta a los vecinos de una aldea salmantina

  • Zarza de Pumareda (Salamanca), 10 mar (EFE).- La ubicación del nido de una cigüeña en la aldea salmantina de Zarza de Pumareda ha enfrentado a los vecinos de la localidad, ya que unos quieren que siga en la espadaña de la iglesia y otros han decidido retirarlo por los problemas de limpieza que genera.

El nido de una cigüeña enfrenta a los vecinos de una aldea salmantina

El nido de una cigüeña enfrenta a los vecinos de una aldea salmantina

Zarza de Pumareda (Salamanca), 10 mar (EFE).- La ubicación del nido de una cigüeña en la aldea salmantina de Zarza de Pumareda ha enfrentado a los vecinos de la localidad, ya que unos quieren que siga en la espadaña de la iglesia y otros han decidido retirarlo por los problemas de limpieza que genera.

Según los responsables de la Junta Parroquial de Zarza de Pumareda, la decisión de tirar el nido que tenía la cigüeña en la torre de la iglesia se debió a la suciedad que generaba.

Resurrección Rodríguez ha explicado hoy a EFE que muchos vecinos decidieron aportar dinero para reparar la cubierta la iglesia y por ello no estaban dispuestos a permitir que la cigüeña "siguiera arrojando basura al tejado".

Para que la cigüeña siguiera teniendo su propio nido, los parroquianos han colocado a las afueras del pueblo un mástil con un soporte, para que el animal pudiera anidar y no se marchara de pueblo.

Sin embargo, la cigüeña no ha accedido a la sugerencia y prefiere hacer el nido en la espadaña de la iglesia.

"La cigüeña siempre ha estado en la iglesia y ella, por mucho que se empeñen algunas mujeres y el cura, va a estar donde tiene que estar", ha explicado a EFE Fernando Calvo, vecino de Zarza de Pumareda, que se muestra partidario de que el ave siga anidando en la espadaña.

La tensión se deja notar entre los propios vecinos, la mayoría de avanzada edad, de una aldea en la que viven alrededor de 80 personas.

El propio alcalde de la localidad, consciente de la polémica que se ha generado, no se ha querido pronunciar, ya que, según ha dicho, prefiere estar "al margen de esta polémica".

El último capítulo han sido las pintadas en la fachada de la iglesia, donde se lee en letras rojas "cigüeña sí".

En lo único que todos los vecinos sí están de acuerdo es ala hora de denunciar la pintada.

Mientras tanto, la cigüeña y su cría se han empeñado en contemplar los dimes y diretes de la gente desde lo alto del campanario.