Farrah Fawcett rompe su silencio

LOS ÁNGELES, 12 (EUROPA PRESS)

Farah Fawcett, la conocida actriz de la serie 'Los Ángeles de Charlie', habla por primera vez de su terrible lucha contra el cáncer. La norteamericana de 62 años, confiesa que ya no recibe tratamiento médico para curar su enfermedad, está en cama, come por vía ultravenosa, y ha perdido sus bellos rizos rubios que tanto la caracterizaban en los 60.

Hasta el momento, la guapa actriz no se había sentido con fuerzas para desvelar el estado en el que se encuentra. Sin embargo, un periódico americano 'Los Angeles Times' consiguió entrevistar a Fawcett en agosto del pasado año detallando su lucha contra el cáncer, y finalmente, acaba de permitir que se publique dicha entrevista.

Farrah ha pedido que se dé a conocer su estado a través de un ya planeado documental de unas dos horas que se emitirá este viernes en Estados Unidos. La actriz Alana Hamilton, ex mujer del famoso cantante Rod Stewart, es quien interpreta a Farrah.

La veterana 'ángel de Charlie' confesó a 'L.A. Times' que le costó mucho tomar la decisión de contarle a los medios todo sobre su enfermedad. Sin embargo, admite que 'es mucho más fácil pasar por un problema y afrontarlo sin tener que estar bajo el ojo de todas las miradas'.

"Me ha costado mucho hablar en este sentido porque llevo dos años y medio luchando contra el cáncer de colon", comenta la actriz, "esto se transforma en tu vida". Añade "la gente te llama y te pregunta ¿qué tal?, ¿cómo te sientes?, y te dice estamos rezando por ti, ¿sigues teniendo pelo?, ¿te encuentras bien?, cuando una simple llamada es para eso... eso es de lo único que acabas hablando. Todo te consume. Y al final, tu calidad de vida nunca vuelve a ser a la misma".

Cuando en mayo de 2007 le detectaron que el cáncer había reaparecido, decidió que lo mejor era ocultárselo a sus familiares y amigos. Lo mantuvo en secreto con el doctor, ambos eran conscientes de la situación. Sin embargo, pocos días después del diagnóstico la noticia ya estaba apareciendo en el 'National Enquirer'. Fawcett se sorprende de ello "no podía creerme lo rápido que había salido a la luz"; "en cuatro días".

No sólo eso, sino que también le llamó la atención la rapidez con la que el hospital le propuso montar una fundación en su nombre y define a los superiores del hospital como "demasiado prepotentes". Estaban ya en aquel momento dispuestos a que Fawcett firmase los papeles e ingresase el dinero pertinente para poner en marcha la fundación.

A Farrah le preocupaba sin duda que su lucha contra el cáncer saliese a relucir porque, como bien confiesa a 'L.A Times': "soy una persona que guarda su intimidad". "Me intimida que la gente sepa cosas. Y me intimida más aún que sepa sobre mi estado médico", señala la bella actriz.

Por último, Farrah señala que "sería bueno si pudiese simplemente salir, y curarme y después volver, sería perfecto", pero "parece que hay áreas (de la vida) que nos superan".