Los duques de Palma se mudan a Washington por motivos laborales

MADRID (EUROPA PRESS, por Esther Sanz)

Los duques de Palma se mudan al otro lado del charco. La infanta Cristina y don Iñaki Urdangarín se instalarán en Washington después del verano, cuando el ex deportista iniciará una nueva etapa profesional en Telefónica. Urdangarín ha aceptado ser consejero de la compañía en Latinoamérica y presidente de la comisión de Asuntos Públicos de la filial, cargo que no tiene carácter ejecutivo. Los Duques querían hacer pública la noticia cuando hubieran concretado los detalles de su estancia, pero '¡Hola!' adelantó la buena nueva este miércoles. Según informa la revista, la pareja está buscando residencia en la capital y también colegio para matricular a sus cuatro hijos. Juan, Pablo Nicolás, Miguel e Irene podrían convertirse en compañeros de Malia y Sasha, las hijas del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ya que sus padres están barajando que vayan a su mismo colegio, el Sidwell Friends. '¡Hola!' desvela también que don Iñaki podría marcharse primero él solo a Washington para preparar la mudanza de su familia, con la que permanecerá en la ciudad al menos dos años. Este cambio no impedirá que Cristina de Borbón siga colaborando con la Fundación La Caixa, cuya área social dirige desde marzo de 2005.

Amy Winehouse también se está planteando un giro en su vida. La nueva diva del soul está pensando en adoptar un niño, algo sorprendente teniendo en cuenta el historial de adicciones y escándalos que ha protagonizado. Su familia está intentado quitarle de la cabeza esta a priori irresponsable idea, inspirada por la futura paternidad de su ex marido, Blake Fieder-Civil, quien sale con una mujer que conoció en una clínica de desintoxicación. Los rotativos británicos aseguran que desde que Amy se enteró de la noticia no ha parado de pensar en cómo sería ella como madre. Quizás la cantante se base en este repentino instinto maternal en sus poesías, una nueva faceta creativa en la que se ha iniciado animada por su colega Pete Doherty. Sin duda, el sol y las playas de la caribeña isla de Santa Lucía han sentado muy bien a la artista, a la que de vez en cuando le gusta cocinar para sus seres queridos. Precisamente, fue preparando un suculento menú para sus amigos cuando Amy se hizo la aparatosa quemadura que luce en sus últimas fotografías. Fiel a su rebeldía, se ha negado a vendarla para que cicatrice mejor.

Por su parte, Salma Hayek ha practicado estos últimos días el "donde dije digo, digo Diego". Tras asegurar que "gastarse millones de dólares en una boda es ridículo", su padre ha confirmado que la actriz se "recasará" con el empresario François-Henri Pinault por todo lo alto en Venecia. Fue Antonio Banderas quien puso sobre aviso a los paparazzi, al comentar en una entrevista durante el Festival de Málaga que se reuniría en la ciudad italiana con su esposa, Melanie Griffith, con motivo del enlace de su amiga. Sin embargo, la pareja no asistirá finalmente al feliz acontecimiento, que tendrá lugar este mismo fin de semana. Pocos detalles se conocen sobre la boda, sólo que será por la Iglesia y que podría tener lugar en el Palazzo Grassi, propiedad del empresario y donde éste conoció a Salma hace tres años. Así pues, la mexicana sigue la última tendencia de Hollywood y celebrará una multitudinaria ceremonia en la que se mezclarán hombres de negocios y gente del espectáculo, que viajarán a Italia con billetes pagados por los generosos novios.

Peores noticias llegaban esta semana desde Bollywood. El diario 'News of the World' denunció que el padre de Rubina Ali, de nueve años y una de las protagonistas de la película 'Slumdog Millionaire', había querido venderla a un jeque árabe por unos 220.000 euros. Al parecer, dos reporteros de la publicación británica se hicieron pasar por un jeque árabe y su esposa y ofrecieron un pacto de adopción al padre de Rubina. Éste les puso en contacto con su cuñado, que domina el inglés y fue quien negoció la venta, mostrándose de acuerdo en todo el padre de la niña. Sin embargo, la familia ha negado este extremo y ha asegurado que es un intento de difamar el nombre de Rubina. Tras publicarse la noticia, la madre de la niña, quien la abandonó hace unos años, exigió que se llevara a cabo una investigación para aclarar los hechos. La Policía india ha interrogado al progenitor de la actriz y a otros vecinos de su barriada, pero hasta ahora no ha hallado pruebas de ningún delito. A la espera de otras novedades sobre el caso, lo cierto es que Rubina Ali ha conocido demasiado pronto los sinsabores de la fama.