Pink se reconcilia con su marido

LOS ANGELES, 15 (OTR/PRESS)

"Estamos remendando las cosas y nos encontramos en fase de construcción". Con estas palabras Carey Hart, ex marido de la cantante Pink, confirmaba a los medios estadounidenses que la pareja está dándose una nueva oportunidad después de separarse hace más de un año. Y es que era en febrero de 2008 cuando ambos anunciaban su ruptura que, además, no fue demasiado amistosa.

Pero parece que las rencillas maritales quedaron atrás, y después de un año sin estar juntos han recapacitado sobre su situación. Sin embargo, lo que ha pasado en los últimos 365 días no lo van a poder olvidar tan fácilmente. Y no sólo porque en este tiempo los medios hayan recogido su pelea dialéctica --con insultos fuertes incluidos--, sino por que, con sólo escuchar el último disco de Pink ya recuerdan aquello que se echaban en cara antes de separarse.

La cuestión es que el trabajo de la cantante norteamericana está aún en las listas y ella está de gira, por lo que todavía tiene que cantar algunos temas 'contra su marido' mientras él le escucha entre el público. A pesar de ello parece que ambos tienen mucho sentido del humor: "Es divertido cantar esas canciones ahora que hemos vuelto", reconoció Pink en una entrevista en el programa de Ellen DeGeneres, recogida por otr/press. "Cuando él está entre la gente y yo canto 'Él es un juguete', ahora es mi frase favorita", comenta la artista.

En concreto, señala que le encanta interpretar su éxito 'So What' que vendió desde un principio como un tema dedicado a Hart y en el que no le deja muy bien parado, incluso hace muchas referencias a él durante el videoclip del tema. "Sí cariño ese eres tú", le dice cuando la canta, según explicó durante la entrevista.

FIN DE LA GUERRA

Se ve feliz a la cantante, señalaba la conductora del show, con la que no paró de bromear en todo momento. Preguntada si volverá a casarse con Carey ahora que todo vuelve a ser idílico, la joven explicó que durante este tiempo ninguno había solicitado ningún papel para el divorcio, de manera que no cree necesario tener que celebrar una ceremonia de nuevo. "Pero me encantan las fiestas", apuntó.

La pareja se casó en Costa Rica en 2006 y tuvo una gran repercusión mediática ya que él también es muy conocido en Estados Unidos ya que es una estrella del deporte, en concreto del motocross.