Scotland Yard revisa el alto coste de la seguridad de los "royals" británicos

  • Londres, 14 may (EFE).- El gasto público en seguridad de los miembros de la realeza británica, popularmente conocidos aquí como "royals", preocupa a la propia Scotland Yard, que lleva a cabo actualmente una revisión del actual sistema.

Scotland Yard revisa el alto coste de la seguridad de los "royals" británicos

Scotland Yard revisa el alto coste de la seguridad de los "royals" británicos

Londres, 14 may (EFE).- El gasto público en seguridad de los miembros de la realeza británica, popularmente conocidos aquí como "royals", preocupa a la propia Scotland Yard, que lleva a cabo actualmente una revisión del actual sistema.

Según expertos citados por el vespertino "Evening Standard", el coste total de esas operaciones llega a los 50 millones de libras (unos 56 millones de euros).

La revisión tratará de determinar dónde se gasta el dinero y si algunos jóvenes miembros de la familia de Isabel II necesitan protección las veinticuatro horas del día.

El asunto ha cobrado actualidad últimamente después de que algunos medios informativos criticasen el costo de ofrecer protección a la princesa Eugenia, hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, durante su año sabático en el extranjero antes de ir a la universidad.

La nieta de Isabel II, de 19 años, quinta en la línea de sucesión al trono británico, estudia la posibilidad de matricularse ahora en una universidad norteamericana, con lo que necesitaría tener siempre a su lado a dos guardaespaldas.

Según Dai Davies, ex jefe de la Brigada de Protección de la Realeza y Diplomática de Scotland Yard, "es lógico preguntarse si (esos gastos) están justificados cuando enviamos a Afganistán soldados que no están plenamente equipados".

"¿Por qué no damos prioridad a esas personas, que realmente necesitan protección?", se pregunta Davies, citado por el vespertino.

"Tal vez haya factores que desconozco, pero cuando yo dirigía ese servicio, los 'royals' de menor importancia no estaban directamente amenazados", agrega.

En círculos de la policía e incluso palaciegos se reconoce que las fotos publicadas por los tabloides de jóvenes miembros de la realeza saliendo de discotecas y clubes nocturnos protegidos por guardaespaldas pagados por todos no es algo que guste especialmente al público.