Vara anuncia una revisión de impuestos si el valor de la vivienda en Extremadura baja "de manera significativa"

Monago critica la "voracidad recaudatoria" y la "poca sensibilidad" de la Junta con empresas, familias y pymes en época de "zozobra"

MÉRIDA, 23 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, anunció hoy que si a lo largo de este año se produjera una bajada "de manera significativa" del valor de las viviendas en la región su ejecutivo revisará los impuestos, en tanto que "los impuestos no son cosas estables y estáticas para siempre, sino cosas que se van adaptando a la realidad de cada tiempo".

Así lo indicó en el Pleno de la Asamblea que se celebra hoy jueves en respuesta a una pregunta del presidente del Grupo Popular en la Asamblea, José Antonio Monago, sobre medidas en el ámbito fiscal que pretende impulsar el Gobierno extremeño.

Fernández Vara resaltó que las medidas en el ámbito fiscal comprometidas en el programa electoral de su partido en la comunidad "ya se han cumplido", y añadió que por ello salvo que surgiera en los próximo meses o en el próximo año "algo inesperado" que --dijo-- "en estos momentos" no aventura a ver, la Junta "no se plantea realizar ninguna reforma fiscal más a lo largo de la legislatura".

No obstante, en este contexto, apuntó que si en Extremadura se registrase "en el futuro" una bajada en el valor de las viviendas "del tenor" de la que ya se está produciendo según dijo en otros lugares de España y en la región aún no, su gobierno "estaría dispuesto a revisar la situación" impositiva.

Por su parte, el presidente del Grupo Popular, José Antonio Monago, rechazó que el Gobierno regional --según dijo-- haya "subido" los impuestos pese a que no constaba así en el programa electoral socialista y pese a que las familias están "azotadas" por la crisis, a través de sendos decretos y órdenes autonómicas en las que "se procede a la actualización de los valores fiscales de los bienes inmuebles en Extremadura".

Según dijo, con esta normativa, que supone a su juicio "un decretazo", la Junta regula la comprobación de los valores aplicables a la liquidación de los impuestos de transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados y sobre sucesiones y donaciones, lo que afecta --dijo-- a "todos" los impuestos que gravan los inmuebles.

Así, alertó de que en rústicas la Junta ha "subido casi el doble" los impuestos, lo que genera "alarma social" y "traerá cola" en tanto que a su juicio ello supone "un atraco de guante blanco".

Además, defendió que la "subida de impuestos en plena crisis" por parte de la Junta provoca que las asesorías, según dijo, "estén aconsejando que se domicilien los extremeños fiscalmente fuera de Extremadura", algo que "es dramático".

Criticó así que la Junta "suba" impuestos "de época de bonanza" en época de "zozobra", lo que demuestra --dijo-- la "voracidad recaudatoria" y las "ganas de hacer caja a cualquier precio", así como la "poca sensibilidad" del Gobierno regional en momentos en los que "no debe faltar la sensibilidad".

De este modo, tras apuntar que Extremadura es una de las regiones con "mayor presión fiscal" del país, el 'popular' insistió en que el Ejecutivo regional está "subiendo" los impuestos "de forma encubierta", lo que es "insostenible" para las empresas y familias.

En este sentido, lamentó el "afán de voracidad recaudatoria sin ninguna razón" de la Junta pese a que colectivos como la CREEX y las cámaras de comercio --dijo-- "también han protestado" por dicha cuestión; y recalcó que los impuestos aprobados por la Junta son "insostenibles" en un momento en el que las empresas "sin financiación bancaria, están vendido propiedades para mantenerse a flote" y en el que "hay empresas que piensan marcharse de Extremadura por el afán recaudatorio (de la Junta)".

Asimismo, advirtió a Fernández Vara que ese "afán recaudatorio" de la Junta "es el camino si se quiere acabar con el mermado tejido empresarial, si se quiere acabar de machacar el sector de la construcción, si se quiere llenar las arcas a costa de los más débiles económicamente, si se quiere que las empresas se vayan o se frenen proyectos nuevos en la región".

Frente a este camino, dijo, el PP mantendrá el de "ayudar a las familias, los autónomos y las pymes con muchas propuestas".

ESTRATEGIA DEL PP

En respuesta a Monago, el presidente de la Junta negó que su gobierno haya subido el impuesto de sociedades y recordó que la comunidad no tiene competencias para ello; y consideró "el colmo" que Monago indicase que las empresas están pensando marcharse de la región por la presión fiscal existente.

"Si alguien se va de la región porque en una transmisión se intenta que el valor real de la transmisión responda al valor real de la vivienda es porque nunca estuvo aquí", sentenció Vara, quien defendió que para "sacar adelante" la región se necesitan "buenos servicios públicos que den seguridad a la gente" y para ello, dijo, "se requieren ingresos".

Criticó así la "estrategia" del PP de ofrecer "más gasto y menos ingresos", y aseguró que "si en Extremadura se produce en el futuro una bajada en el valor de las viviendas del tenor de la que ya se está produciendo en otros sitios y en la región aún no, ya que la provincia de Badajoz es la única de España en la que todavía no ha bajado el valor de la vivienda, si eso se produjera de manera significativa a lo largo de este año, (la Junta) estará dispuesta a revisar la situación porque los impuestos no son cosas estables y estáticas para siempre sino cosas que se van adaptando a la realidad de cada tiempo".

BUENOS SERVICIOS PÚBLICOS

Durante su intervención, Fernández Vara apostó igualmente por seguir ofreciendo a los extremeños "buenos servicios públicos", para lo cual "es necesario disponer de recursos" que, según dijo, en un sistema como el de la región "sólo pueden salir vía impositiva".

En este mismo sentido, consideró "perfectamente legítimo" que el PP emplee la defensa de "todo aquello que signifique erosionar" al Gobierno, aunque frente a ello subrayó que su ejecutivo seguirá aplicando medidas que signifiquen poder seguir ofreciendo "una educación de calidad a los hijos, una sanidad y educación a las familias, una adecuada atención a la dependencia, un plan de inversiones y una atención a la cultura", para lo cual "hacen falta ingresos".