Muere en Chile un niño de 11 años al que le habían trasplantado un corazón artificial

  • Santiago de Chile, 3 abr (EFE).- Un niño de 11 años con una insuficiencia cardíaca al que un equipo de médicos chilenos y argentinos le había trasplantado hace dos semanas un corazón artificial falleció hoy al sufrir un repentino sangrado en su sistema respiratorio.

Muere en Chile un niño de 11 años al que le habían trasplantado un corazón artificial

Muere en Chile un niño de 11 años al que le habían trasplantado un corazón artificial

Santiago de Chile, 3 abr (EFE).- Un niño de 11 años con una insuficiencia cardíaca al que un equipo de médicos chilenos y argentinos le había trasplantado hace dos semanas un corazón artificial falleció hoy al sufrir un repentino sangrado en su sistema respiratorio.

"Felipe (Cruzat) en ningún momento experimentó sufrimiento o dolor", manifestó hoy el director del Hospital Clínico de la Universidad Católica, el doctor Carlos Pérez, al leer una declaración sobre el fallecimiento del menor.

El pequeño esperaba desde hace más de dos meses una donación de corazón a causa de una miocardiopatía que había deteriorado sus signos vitales, por lo que los médicos optaron por el trasplante de un órgano artificial para ganar tiempo hasta encontrar un donante compatible.

El médico indicó que el niño, cuando estaba conectado a un ventilador mecánico, "sufrió un repentino sangrado en la vía respiratoria" que comprometió sus pulmones.

"No sufrió dolor porque se encontraba con sedación profunda", enfatizó el galeno.

El deceso de Felipe se produjo una hora después de registrarse el sangrado a raíz de las graves complicaciones generadas por el problema en sus pulmones y ante los vanos esfuerzos del equipo médico.

"(Como médicos) debemos aceptar nuestras limitaciones, sobre todo cuando rozamos los límites de la medicina", afirmó Pérez.

El doctor agregó que "el resultado adverso en este caso no debe opacar el esfuerzo y dedicación de muchas personas que desde la medicina, la oración y la solidaridad intentaron salvar la vida de Felipe".

En tanto, el padre de Felipe, Gonzalo Cruzat, aseguró que su hijo tuvo un rápido e inesperado desenlace luego de permanecer por más de 90 días a la espera de un trasplante de corazón.

"El estaba súper bien, estaban funcionando todos los órganos bastante bien, se estaba recuperando y a la hora estaba ya fallecido, por lo tanto creemos que la voluntad de Dios se expresó y ese era el destino de Felipe", dijo.

Gonzalo Cruzat añadió que su hijo se estaba "sobreponiendo" del implante de corazón artificial al que había sido sometido.

"Ayer se había sacado la máquina de diálisis, porque ya estaba orinando perfectamente bien y estábamos próximos a sacarle la ventilación (artificial)", finalizó.

El corazón artificial había sido trasladado desde Argentina, el primer país latinoamericano en realizar esta novedosa intervención, y se esperaba que permitiera mantener con vida al menor durante nueve meses.