El Gobierno aprueba la plantación de 3,5 millones de árboles de los 45 prometidos por Zapatero

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La secretaria de Estado de Cambio del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera, afirmó hoy que el Gobierno ha aprobado la plantación de 3,5 millones de árboles del total de 45 millones prometidos en las pasadas elecciones por el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Es decir, que hasta el momento, se ha dado luz verde a la ejecución de un 7,7 por ciento del total de árboles que el Ejecutivo se comprometió a plantar (de forma adicional a los planes de reforestación de las comunidades autónomas) a lo largo de la presente legislatura.

"Hasta la fecha el MARM ha aprobado de 35 proyectos para su ejecución en 2009 que afecta a una superficie de 4.300 hectáreas a plantar", señaló Ribera durante su comparecencia ante la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Congreso. Asimismo, recordó que todos ellos se llevará a cabo en bienes patrimoniales de dominio público o en terrenos adyacentes, propiedades de organismos autónomos.

Concretamente, la reforestación está prevista en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia, Navarra, País Vasco y Valencia. Además, señaló que de estos 35 proyectos aprobados, están adjudicados un total de doce para su realización, y se ha iniciado ya la ejecución de ocho de ellos en Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, Galicia, Murcia y Comunidad Valenciana.

En este sentido, destacó el caso de la reforestación en las Tablas de Daimiel. A su juicio, en esta ocasión la iniciativa genera "beneficios adicionales", como la disminución de la demanda de agua que hasta hace poco tiempo estaba ocupado por regadío.

Igualmente, puntualizó que, en el contexto de las competencias de los parques nacionales, está pensado llevar actuaciones de un total de mil hectáreas, a las que habría que sumar actividades complementarias por otras instituciones públicas dependientes de la Administración General del Estado como, por ejemplo, las tomadas en Ayora (Valencia), donde se ha firmado la plantación de más de 55.000 árboles de especies autóctonas.

Entre las especies a plantar, indicó que el Gobierno busca "especialmente" las arbóreas y arbustivas autóctonas, de flora peninsular, balear o canaria, en función del territorio a restaurar, empleando especies asociadas a dicho espacio como robles, encimas alcornoques, hayas, fresnos, avellanos, pinos, entre otros.

También, indicó que esta iniciativa se contempla mediante la transformación de espacios agrícolas de regadío en suelos con un importante déficit hídrico a terrenos forestales, con objeto de recuperar los paisajes y los ecosistemas.

Igualmente, informó que los Presupuestos Generales de 2009 cuentan con una "importante" partida presupuestaria para esta finalidad, cuyos objetivos se irán cumpliendo "a lo largo de esta legislatura".

MITIGAR LA DESERTIFICACIÓN

Asimismo, apuntó que la estructura del plan pretende fundamentalmente cubrir la mitigación de los riesgos de desertificación, fijando suelo y calidad del mismo, así como la recuperación y el incremento de la biodiversidad, la fijación del carbono atmosférico o la lucha contra el cambio climático, entre otros.

En este sentido, indicó que el Gobierno entiende que esta iniciativa tiene una capacidad de fijación de más de 3,6 millones de toneladas de CO2 en el medio plazo, "por tanto fuera de la contabilidad de Kyoto".

EL PP "DUDA" DE LA MEDIDA

Por su parte, la portavoz parlamentaria popular en materia de Medio Ambiente, María Teresa De Lara, indicó que desde su formación política "mucho dudan" de que esta iniciativa sea para mitigar la desertificación.

"No entiendo este afán por efectuar esta plantación en terrenos de la Administración General del Estado y por qué no lo hace pactando con las comunidades autónomas. Además, el plan forestal español está parado y 45 millones de árboles nos parece una cifra poco ambiciosa para todo el Estado en cuatro años", explicó la diputada popular.

En este sentido, apostó por aumentar la cifra y consideró finalmente que en este momento podría tratarse de un sector que podría absorber a gran parte en paro procedente del mundo de la construcción.