Voluntarios del Galacho de Juslibol inician hoy su labor de difusión y protección de este humedal

ZARAGOZA, 24 (EUROPA PRESS) El Galacho de Juslibol cuenta desde hoy con un nuevo grupo de voluntarios, 30 en total, que durante un año van a desempeñar los trabajos de conservación, difusión y sensibilización de este importante humedal de Zaragoza. La nueva remesa de activistas, constituye el décimo turno desde que en el 2000 se pusiera en marcha el Programa de Voluntariado del Galacho de Juslibol y su entorno, que además de concienciar al ciudadano de la importancia de este espacio natural, se ha convertido en una referencia para posteriores grupos de voluntariado de la comunidad, como los de la Exposición Internacional del Agua. Esta tarde, a las 19.00 horas y en el Edifico Seminario, tendrá lugar un acto de entrega de diplomas a la anterior remesa de voluntarios que con su participación han mejorado las condiciones y los valores de este meandro del Ebro, y la firma del compromiso de los participantes en el décimo curso. A la cita asistirá la concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Lola Campos, y el director del área de Instituciones y Convenios de Caja Inmaculada, Fernando Arcega. 30 VOLUNTARIOS Antes de tomar contacto directo con el medio natural, los nuevos 30 voluntarios, que sustituyen a los 30 anteriores, asistirán a una jornada de Formación Básica y acto seguido se incorporarán a las tareas de este espacio. Las actuaciones de la décima remesa, al igual que hiciera la anterior, se desarrollarán entre los meses de abril a julio y de septiembre a noviembre. En este nuevo turno se llevarán a cabo un mínimo de cinco sesiones de trabajo a media jornada, a las que hay que añadir la sesión de evaluación, la jornada de formación básica y dos sesiones de fijación de objetivos fijos. Entre el grupo de voluntarios predominan las mujeres y el grupo de edad oscila entre los 20 y 64 años, aunque la iniciativa está abierta a todos los interesados con la única condición de que sean mayores de edad. Así, en este décimo turno repiten 18 del anterior y se incorporan 12 nuevos voluntarios. Todos ellos mantienen una entrevista previa antes de firmar una carta de compromiso y colaboración con el medio natural del Galacho. En ella exponen sus preferencias y sus motivaciones que facilitan su inclusión en el grupo más afín a sus inquietudes. Después, reciben una charla formativa sobre las tareas asignadas. INFORMACIÓN, MANTENIMIENTO Y ESTUDIO DE AVES En total, los activistas que han trabajo a lo largo del 2008, han invertido 572 horas de actividad y que han repartido entre las acciones de Información, Mantenimiento y Estudio de Aves. Así, realizaron tareas de seguimiento de las aves reproductoras en cuatro áreas diferentes del Galacho, o el control de la vegetación exótica. Paralelamente, estas labores se combinaron con las de limpieza y con el acondicionamiento de las plantas madreselva. En concreto, los voluntarios que se encuadraron en el grupo de Información han centrado sus esfuerzos en difundir los diferentes tipos de especies que habitan en el entorno del Jardín Estepario, con el fin de conocer la importancia de las plantas, desde su valor en el ecosistema hasta los usos tradicionales. Diversas actividades y un novedoso juego de olores, hace que los visitantes se lleven una clara idea del contenido de esta especies. Los voluntarios han colaborado también, en las jornadas especiales que se han desarrollado entorno a este medio natural, como puertas abierta o en la II Edición del los cuentacuentos en el Galacho. Otro de los grupos se ocupó del Mantenimiento, cuya función fundamental fue conservar los diferentes elementos presentes en el área. De este modo, se han llevado a cabo tares de limpieza de grafitti o de recogida de basuras depositada por el río en las épocas de crecida. Asimismo, mantuvieron tareas de control sobre la vegetación exótica mediante la poda manual de pequeños ejemplares. El tercer grupo de trabajo enfocó su actividad al estudio de las aves. Entre esas labores destacó el seguimiento de las cajas de nido y la colocación de comedores para aves en época invernal. MÁS DE 250 TRABAJADORES ALTRUISTAS El Programa del Voluntariado del Galacho de Juslibol, en cuyo plan formativo colabora la Caja de Ahorros de la Inmaculada, comenzó en el 2000 y ha supuesto la incorporación de más de 250 personas a este proyecto que, de forma altruista, han contribuido a las acciones de conocimiento, mejora y conservación del Galacho que impulsa el Ayuntamiento de Zaragoza. "Se trata de una iniciativa y de un grupo de voluntarios que lleva mucho tiempo trabajando, aunque es menos conocido y reconocido que otros grupos, pero fiel y constante para la ciudad, y por ello merecen un reconocimiento", aseguró la Concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Lola Campos. El Galacho de Juslibol es uno de los espacios naturales más importantes del término municipal de Zaragoza y es representativo de la dinámica fluvial del valle medio del Ebro. Consta de 110 hectáreas de extensión con una gran variedad de ambientes que van desde el antiguo cauce del río hasta los lagos, estepas y soto. El Ayuntamiento de Zaragoza lleva 25 años de trabajos en la conservación de este patrimonio natural, dando a conocer esta zona y sensibilizando sobre la necesidad de desarrollar comportamientos responsables.