El Príncipe describe a Larra como "una de las mentes más lúcidas" de España con motivo del Bicentenario de su nacimiento

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El Príncipe Felipe de Borbón describió hoy al escritor y periodista Mariano José de Larra como "una de las mentes literarias más lúcidas de la historia de España" con motivo del Bicentenario de su nacimiento y recordó el "hondo amor" del autor por nuestro país. La ceremonia, celebrada en el Ateneo de Madrid y promovida por esta institución y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), fue presidida por los Príncipes de Asturias, Don Felipe de Borbón y Doña Letizia Ortiz; el ministro de Cultura, César Antonio Molina; y el presidente del Ateneo, José Luis Abellán. El acto sirvió para inaugurar un ciclo de siete conferencias --denominado 'Larra en el tiempo'-- sobre la figura del intelectual, coincidiendo con el Bicentenario de su nacimiento en la capital de España. El homenaje, que repasará la vida y obra del "primer socio activo" del Ateneo de Madrid, finalizará el 9 de diciembre de este año. En su intervención, el Príncipe Felipe destacó la "portentosa capacidad de observación y análisis de Larra" y su voluntad por convertirse en "acicate del progreso" de España durante la primera mitad del siglo XIX, así como su "hondo amor" por nuestra nación. "Abanderado de la libertad, hoy Larra constataría con satisfacción las libertades y derechos de la Constitución Española", aseguró el Príncipe de Asturias, quien agregó que "aquella libertad que Larra avistó a lo lejos es la clave de la concordia" democrática. Para el Príncipe de Asturias, el "genio exigente" de Larra "no ha perdido valor", ya que, en su opinión, representa una "apelación permanente" al esfuerzo individual y colectivo de la sociedad civil, destinado a la "construcción de una España cada vez mejor". Por su parte, el académico de la Lengua Francisco Nieva, representante de la Comisión de Honor del ciclo conmemorativo, destacó la labor "inmortal" del intelectual madrileño que le convirtieron "en el descubridor de una época y en el alma del Romanticismo español". Asimismo, el dramaturgo honró a Larra con un "homenaje teatral" conectado a su propia obra escénica y subrayó la "audacia mordaz" del autor de 'Casarse pronto y mal' en "esa pobre España romántica" del siglo XIX. SUFRIR POR ESPAÑA. A su vez, el presidente del Ateneo de Madrid, José Luis Abellán, destacó la preocupación de Larra "por el atraso de las costumbres de España" en su época, un país que "le hizo sufrir más que nada" en su condición intelectual, literaria y periodística. "Larra tomó conciencia de que vivía en un país con gran retraso respecto al resto de Europa", afirmó Abellán, quien agregó que este "profundo desgarramiento" fue "uno de los motivos" principales "que provocó su muerte temprana". Además, Abellán aseguró que Larra fue "un pionero" y un intelectual "adelantado" que inspiró a la Generación del 98. "Fue el precursor de una generación", explicó el presidente del Ateneo, y, en su opinión, "la visita a la tumba" del autor por parte del grupo literario "se convirtió en un verdadero rito iniciático". Por su parte, el descendiente del autor Jesús Miranda de Larra señaló que el espíritu de su "ilustre" antepasado continúa "vigente", aunque, según él, "la España que le hizo sufrir" ya no existe. "Hoy, Larra no se suicidaría", concluyó.