Foster, "orgulloso" de todo lo construido, en especial las infraestructuras

  • Londres, 20 may (EFE).- El arquitecto británico Norman Foster, galardonado con el premio Príncipe de Asturias de las Artes, se declaró hoy "orgulloso" de todas sus obras, y no de una en particular, porque "todo es importante a su manera".

Londres, 20 may (EFE).- El arquitecto británico Norman Foster, galardonado con el premio Príncipe de Asturias de las Artes, se declaró hoy "orgulloso" de todas sus obras, y no de una en particular, porque "todo es importante a su manera".

En declaraciones a Efe tras asistir a una recepción en el palacio de Buckingham y antes de volar a Nueva York, Foster quiso, sin embargo, destacar algunas de sus obras en España como el metro de Bilbao, del que dijo que "aunque se trata de infraestructura, puede considerarse en cierto modo más importante que los edificios individuales".

"Las infraestructuras sirven para la comunicación entre las gentes, son el espíritu de un lugar", señaló Foster, quien recalcó que también la torre de telecomunicaciones de Collcerola en Barcelona es infraestructura.

"Todas son excelentes iniciativas políticas. Cada una de ellas con capacidad para transformar un lugar. Collcerola, que sustituyó a una proliferación de torres, contribuyó a limpiar la línea del horizonte urbano", agregó.

Foster se refirió igualmente a la inicialmente llamada torre de Repsol (hoy sede de Caja Madrid) en Madrid para afirmar que "son poderosos edificios simbólicos".

Preguntado por el hecho de que uno de los anteriores galardonados con el premio sea el centenario arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, Foster dijo que no podía estar "en mejor ni más distinguida compañía".

"Niemeyer ha tenido una extraordinaria carrera de gran creatividad. Levantó con Lucio Costa una nueva ciudad (Brasilia) con extraordinarios edificios", dijo el británico.

Preguntado por las críticas que hacen algunos a los arquitectos "estrella" que levantan edificios por todo el mundo sin tener en cuenta muchas veces las necesidades locales, Foster dijo estar "en total desacuerdo".

"Nuestro proyecto en Duisburgo (Alemania) lo hemos madurado durante diecinueve años. Hemos creado parques, canales, lagos, hemos abierto ríos para la navegación. Hemos tenido en cuenta las necesidades locales", explicó.

También la Mediateca de Nîmes (sur de Francia), construida frente al templo romano de la Maison Carrée, "está arraigada en el lugar", dijo Foster, quien agregó que algo parecido puede decirse de los museos que ha construido o del aeropuerto de Pekín, "que es muy del lugar tanto por la forma como por los colores".

Foster explicó, por otro lado, que lleva desde los años sesenta del pasado siglo dando importancia a la "sostenibilidad" de la arquitectura -es decir, desde antes de que se acuñase esa palabra- y se refirió a "un proyecto en Gomera", de 1971, en el que se utilizó "el reciclado y la vegetación local".

El Reichstag (Parlamento alemán en Berlín) por él renovado, con su famosa cúpula, es un edificio "totalmente sostenible": "utiliza biomasa y acuíferos y es virtualmente neutral en emisiones de CO2 - explicó- y también es ecológica la sede del Commerzbank en Fráncfort o la torre Hearst, en Nueva York.

Preguntado finalmente por la arquitectura española y la de Latinoamérica, Foster dijo que "España tiene una tradición arquitectónica extraordinaria".

"La calidad de infraestructuras y edificios contemporáneos habla por sí sola", comentó el varias veces premiado arquitecto, quien señaló asimismo que gracias a la "poderosa influencia" del brasileño Niemeyer han surgido también en América Latina varias generaciones de grandes profesionales.