Israel se paraliza dos minutos en recuerdo de las víctimas del Holocausto

  • Jerusalén, 21 abr (EFE).- Israel se paralizó hoy durante dos minutos con el ulular de las sirenas antiaéreas en recuerdo de los casi seis millones de judíos exterminados por el régimen nazi y sus aliados durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Israel se paraliza dos minutos en recuerdo de las víctimas del Holocausto

Israel se paraliza dos minutos en recuerdo de las víctimas del Holocausto

Jerusalén, 21 abr (EFE).- Israel se paralizó hoy durante dos minutos con el ulular de las sirenas antiaéreas en recuerdo de los casi seis millones de judíos exterminados por el régimen nazi y sus aliados durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La actividad se detuvo en las calles, los comercios, las oficinas, los colegios y las instituciones a las 10:00 hora local (07:00 GMT) mientras sonaban las sirenas que se activan en caso de guerra y que hoy lo hicieron con motivo del Día de la Shoá (Holocausto), jornada de luto nacional.

Al oirlas, los peatones se pararon y los conductores se bajaron de sus vehículos en señal de respeto por los entre 5,6 y 5,9 millones de judíos muertos en los guetos y campos de concentración del régimen nazi, en una política destinada a acabar con el judaísmo europeo con un plan conocido como la "Solución Final".

En su recuerdo, las televisiones emitirán reportajes y películas sobre el genocidio y se celebrarán diversos actos y servicios religiosos durante la jornada.

Israel fijó el Día del Holocausto una semana antes de la fecha de de su independencia, pero en los países occidentales el homenaje a las víctimas del genocidio nazi se conmemora el 27 de enero, día de la liberación del campo de Auschwitz por las tropas soviéticas.

Uno de los eventos centrales del día es la lectura, en el Museo Yad Vashem de Jerusalén, de los nombres de víctimas en una ceremonia con la participación del nuevo primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Después se oficiará el principal servicio religioso en ese mismo centro, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2007 y puerta de entrada para todo dignatario que visita Israel.

Los actos de hoy siguen a la ceremonia de anoche en el Museo del Holocausto, situado en el Monte Herzl, donde seis supervivientes encendieron otras tantas antorchas, una por cada millón de víctimas mortales judías en ese genocidio.

La celebración estuvo marcada por la indignación israelí ante la presencia del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, en la Conferencia Contra el Racismo de la ONU en Ginebra, donde ayer acusó precisamente a Israel de "régimen racista", lo que provocó que los embajadores europeos abandonaran la sala.

En su discurso, Netanyahu lamentó anoche que mientras los israelíes honran la memoria de las víctimas el encuentro en Suiza tuviera "como invitado de honor a un racista negacionista del Holocausto, que no esconde sus intenciones de borrar a Israel de la faz de la Tierra".

La jornada de luto concluirá esta noche al aparecer las primeras estrellas sobre Jerusalén.

Hasta el final del día, las fuerzas de seguridad se hallan en estado de alerta máxima y los palestinos de la franja de Gaza y Cisjordania tienen prohibido entrar en Israel, como es habitual en todas las festividades judías por temor a atentados.

También hoy, aunque fuera de Israel, miles de judíos participarán en la "Marcha de los Vivos" recorriendo en silencio los tres kilómetros que separan el campo de concentración de Auschwitz y el centro de exterminio de Birkenau, donde murió un millón de personas.

En Israel residen actualmente unos 250.000 supervivientes del Holocausto y una cantidad similar vive en otros países del mundo.

En un artículo publicado con motivo del Día de la Shoá, el demógrafo israelí Sergio Della Pergola defiende que la población judía mundial alcanzaría hoy los 32 millones, en vez de los 13 millones actuales, si no se hubiera cometido el Holocausto.