La Junta Militar abre el juicio contra Aung San Suu Kyi a diplomáticos y a la prensa nacional y extranjera

RANGÚN, 20 (Reuters/EP)

La Junta Militar de Birmania ha permitido el paso a diplomáticos y medios de comunicación a la sala donde desde el pasado lunes se celebra el juicio contra la líder opositora Aung San Suu Kyi después de las numerosas críticas que ha generado este caso en todo el mundo.

El Gobierno informó hoy a las embajadas en Birmania que podían enviar a un diplomático al tribunal dentro de la prisión de Insein, en Rangún, donde Suu Kyi, de 63 años, se enfrenta a una pena máxima de cinco años de cárcel si es declarada culpable de violar los términos de su arresto domiciliario.

También a unos cuantos periodistas de medios nacionales y extranjeros se les permitió entrar en la sala para cubrir el juicio, según informó el secretario del Club de Corresponsales Extranjeros de Birmania.

En opinión de un diplomático asiático, que fue invitado por el Ministerio de Exteriores a asistir al tribunal, "parece que quieren mejorar la imagen del juicio permitiéndonos ir allí".

El caso contra Suu Kyi, acusada de violar su arresto domiciliario después de que un estadounidense pasara dos días en su residencia hace dos semanas, ha indignado a la comunidad internacional y muchos países han pedido la inmediata puesta en libertad de la líder opositora y premio Nobel de la Paz, amenazando con imponer nuevas sanciones contra el régimen militar.

Las autoridades impidieron a diplomáticos extranjeros el acceso a la sala del juicio cuando comenzó el pasado lunes, lo que a juicio del ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, es una "provocación escandalosa".

Mientras, la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) manifestó ayer que este juicio contra Suu Kyi, que lleva 13 de los últimos 19 años bajo arresto domiciliario, ha puesto en juego "el honor y la credibilidad" de Birmania.

Además, el juicio se fijó tan sólo unas semanas antes de que expire el arresto domiciliario impuesto a Suu Kyi hace seis años. Los más críticos creen que la Junta Militar está utilizando al estadounidense John Yettaw como pretexto para mantener encerrada a la líder opositora.

A pesar de las fuertes medidas de seguridad impuestas en la residencia de Suu Kyi, Yettaw, de 53 años, cruzó a nado el lago que la rodea, pero los abogados de la premio Nobel aseguran que ella no le invitó y que le pidió que se marchara, pero que al parecer él no quiso.

Yettaw, que no ha revelado a la Embajada de Estados Unidos sus motivos para esconderse en la casa de Suu Kyi, está acusado de violar las leyes de inmigración y de entrar en una zona restringida. Las dos asistentes de la líder opositora, Khin Khin Win y Ma Win Ma Ma, también han sido acusadas.