No te odio', de Alberto Sobrino y Julio Flanagán

VALLADOLID, 4 (EUROPA PRESS)

Hoy se presentará en la librería Oletum de Valladolid el proyecto editorial 'Kit del No. No te quiero-No te odio' de los ilustradores vallisoletanos Alberto Sobrino y Julio Flanagán, miembros del Colectivo Satélite.

Según informaron a Europa Press fuentes del establecimiento, 'Kit del No' es una edición experimental, "un juego, un reto a la hora de afrontar la ilustración" elaborado en colaboración con la Fundación de Arte y Derecho y Vegap.

El proyecto surgió de la idea de 'Cadáver Exquisito', que consiste en que una persona empieza una obra y otra la continúa, por lo que los ilustradores compraron dos cuadernos de viaje idénticos y cada uno se quedó con uno, decidieron un tema que diera pie a un "abanico amplio" de posibilidades, que fue 'El amor y el desamor'.

Así, uno tituló su cuaderno 'No te quiero' y el otro 'No te odio' y las normas indicaban que cada uno haría en su cuaderno, de forma radicalmente libre, lo que quisiera sobre el tema --chistes gráficos, simples bocetos a lápiz, cómics, narraciones, poesías, collages o recuerdos de vivencias personales-- "como si fuera un diario, un cuaderno de notas o un cuaderno de viaje".

"El tema elegido versa sobre el amor, siempre más gracioso cuanto mayor sea el desastre amoroso. Y en eso se puede llegar a basar este proyecto, tanto en el fracaso como el éxito en el amor con breves textos, historias contadas sólo con imagen o un pequeño apoyo de ilustración donde el texto simplemente pueda llegar a complementar", destacaron los artistas.

PRIMER INTERCAMBIO

Pasados unos días, los dos ilustradores se juntaron e intercambiaron los cuadernos, en los que cada uno tendría permiso para borrar, repintar, reescribir, eliminar o en definitiva, hacer lo que quisiera con el contenido, "como si de sus propios trabajos se tratase".

Al principio cada uno intervino en el cuaderno con obras prácticamente cerradas, lo que gustó a ambos, hasta que se dieron cuenta del error que cometían dado que no podían influir en el trabajo del otro "por el alto nivel de acabado, miedo a intervenir y al respeto por el otro y su trabajo".

En el segundo intercambio "todo fue diferente" ya que empezaron a "abrir puertas" pero "sin encender las luces de todas las habitaciones", por lo que a veces escribían en un primer momento el final de la historia y, cuando volvía a sus manos originales, se había convertido en un prólogo.

"Era una nueva forma de trabajar, sin una intención preestablecida, historias que se iban formando, o mejor dicho, trasformando, cada vez que te topabas con ellas. Nunca sabías si una página estaba acabada o por el contrario la otra persona la acabaría tirando a la basura o, como en otra ocasión, que una hoja acabó siendo recortada y convertida en el punto de partida de otras tres historias diferentes", señalaron los creadores.

Cuando ya no quedaron más espacios por llenar en los dos cuadernos hicieron una selección de las mejores ilustraciones, mitad de amor y mitad de desamor, que son las editadas, a lo que luego siguió su conversión en un libro reversible: por un lado comenzaría el libro 'No te quiero' para los que saben odiar y, por el otro, 'No te odio' para los que saben amar.

Finalmente, en la página central incluyeron el "gran test" del amor, "un test que por supuesto no podría faltar en un libro que versara sobre el amor-odio" y escrito "por el propio doctor Amor".