Salcedo y las Hermanitas de los Pobres reciben la Cruz de Carlos III

PAMPLONA, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, entregó esta mañana la Cruz de Carlos III el Noble al periodista y viajero Miguel de la Quadra-Salcedo, al profesor universitario y ex rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Nieto, a la Congregación de las Hermanitas de los Pobres y al que fuera presidente de la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra, José Joaquín Pérez de Obanos, fallecido el pasado 20 de agosto en el accidente aéreo de Barajas.

Al acto de entrega del galardón, que se celebró a las 12 horas en el Salón del Trono del Palacio de Navarra, asistieron, además del presidente Sanz y varios miembros de su Ejecutivo; la presidenta del Parlamento, Elena Torres; la delegada del Gobierno de Navarra, Elma Saiz; representantes del resto de formaciones políticas y los rectores de la UPNA, Julio Lafuente, y de la Universidad de Navarra, Ángel Gómez Montoro, entre otros representantes y familiares de los homenajeados.

Durante su discurso, el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, consideró que hoy es "un día feliz", ya que, los galardonados con esta distinción "han dado muestra de su compromiso con esta tierra y de sus valores como personas auténticas". Según manifestó, "todos ellos nos ofrecen una enorme lección de vida, de entusiasmo, de generosidad y de servicio a los demás".

El presidente del Ejecutivo puso de relieve que "los méritos acumulados" por los perceptores de la Cruz de Carlos III "engrandecen singularmente nuestra realidad social, constituyen un gran ejemplo para todos y nos deben animar a seguir su camino desde nuestro propio ámbito de actividad, promoviendo e impulsando acciones y proyectos que beneficien a quienes más lo necesitan".

"La comunicación, la aventura, los valores del mundo agrario, la solidaridad con los mayores y necesitados, son conceptos elevados que definen la nobleza de una sociedad, que no pueden representarse de mejor manera que a través de las cautro distinciones que hoy concurren en este acto y a cuyos destinatarios homenajeamos de todo corazón", destacó Miguel Sanz.

El primero en recibir la Cruz de Carlos III el Noble de manos del presidente del Ejecutivo fue el periodista y explorador Miguel de la Quadra-Salcedo, quien recogió la condecoración con "gran ilusión". Tras repasar su estancia en tierras americanas, De la Quadra-Salcedo recalcó que "se ha sentido el embajador de Navarra" en América, y destacó que "siempre que ha podido ha hablado allí de la Comunidad foral".

Por su parte, la madre superiora de las Hermanitas de los Pobres de Vitoria, Sor Pilar, fue la encargada de recoger el galardón en nombre de su congregación, fundada en 1839 por Juana Jugan en Saint-Servan (Francia). Durante su intervención, afirmó que recoge el premio "muy honrada" y puso de relieve que este año se celebra el 131 aniversario de la presencia de las Hermanitas de los Pobres en Pamplona, tiempo en el que "han cuidado a nuestros ancianos que se han sentido felices en nuestra casa".

Tras señalar que el nuevo edificio que se está construyendo para la Congregración en la capital navarra ayudará a ofrecer a los ancianos "el confort que necesitan", indicó que este es un año "muy especial" para todas las Hermanitas de los Pobres por la canonización el próximo 11 de octubre de su fundadora en Roma.

A continuación, Alfonso Nieto Tamargo, profesor universitario, ex rector de la Universidad de Navarra y primer decano de su Facultad de Comunicación, recibió el galardón "con honor" y agradeció "a Dios el casi medio siglo" que lleva afincado en "suelo foral", en el que "amigos y maestros me han enseñado una lección, que vivir en Navarra es unir razón y sentimientos".

Además, manifestó que tiene "una deuda de gratitud" con la Comunidad foral, de la que aprendió "una virtud, la sinceridad". "Esta es una tierra que da vida con propia identidad y de la que es necesario salir para valorar mejora lo que aquí tengo", añadió.

Por último, las hermanas de José Joaquín Pérez de Obanos fueron las encargadas de recibir la condecoración, a título póstumo, concedida al que fuera presidente de la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra.

Durante su discurso, Mª Ángeles Pérez de Obanos, afirmó que la concesión de este galardón es "motivo de gran satisfacción y orgullo" para todos los familiares y amigos del fundador de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra, además de ser un reconocimiento que "nos conmueve y nos llena de alegría".

Asimismo, resaltó que Joaquín Pérez de Obanos era "todo para nosotros" y mostró su sorpresa de que su "larga actividad" estuviera "tan valorada tanto fuera como dentro de Navarra", como han comprobado tras su fallecimiento por las numerosas muestras de afecto que han recibido.

HISTORIA DEL GALARDÓN

El Gobierno de Navarra creó en 1997 la condecoración Cruz de Carlos III el Noble de Navarra para resaltar y reconocer públicamente los méritos de personas y entidades que hayan contriuido de forma destacada al progreso de Navarra o a la proyección exterior de la Comunidad foral, desde el ámbito concreto de su actividad.

El Ejecutivo foral eligió para esta condecoración el nombre del que fuera rey de Navarra desde 1387 hasta su muerte en 1425, por ser un monarca que "destacó por su talante pacífico y conciliador, por sus iniciativas a favor de la cultura y del arte y por el establecimiento de relaciones de paz y amistad con las demás cortes europeas".