El Ayuntamiento de Pontevedra retoca el suelo del casco viejo tras decir vecinos que es "incómodo" para usar con tacones

PONTEVEDRA, 25 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de Pontevedra decidió atender las reiteradas quejas de vecinos en relación a que el suelo instalado en el casco viejo de la ciudad resultaba "muy incómodo" para usar tacones, por lo que lo retocará. Así, una brigada de obras empezó a corregir el problema, suscitado porque la separación existente entre las losetas daba pie a que "se colasen los tacones y no sólo se deterioraban los zapatos sino que además se ponía en peligro la integridad física de las mujeres", según admitieron fuentes del Ayuntamiento. La concejala socialista Teresa Casal, tras expresar su satisfacción porque "por fin se pudo adjudicar el contrato para el mantenimiento del centro histórico", explicó que lo primero que encargó fue eliminar las juntas entre las losetas. Esto se está haciendo inyectando mortero "con sumo cuidado". "Es algo muy solicitado que todas las mujeres que usamos tacones vamos a agradecer", señaló Casal después de visitar hoy la Puerta Trabanca donde la empresa Sercoysa inició los trabajos que se extenderán por las plazas de la Herrería, Curros Enríquez, Méndez Núñez y restantes zonas reformadas durante el primer mandato del alcalde nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores. Los trabajos forman parte del contrato de mantenimiento adjudicado a Sercoysa, con un presupuesto de 90.000 euros. En el mismo se incluye la reparación de arquetas y piedras rotas en toda la zona monumental, y eliminación de las pintadas en edificios públicos.