Jackson, Adolf, Mafalda... El nombre elegido a un bebé puede ser el principal motivo de bullying en su vida futura


  • En casi tres de cada 10 de casos de menores que padecen 'bullying', éstos son ridiculizados por sus nombres de pila extravagantes o demasiado singulares.

  • La mala elección de un nombre puede conducirle al menor a sufrir reacciones negativas o agresiones psicológicas y hasta físicas por parte de sus pares. Las redes sociales, por otra parte, han agravado de manera profunda el problema.

  • Cómo conocer las restricciones en España a la hora de elegir el nombre de un hijo

Ignacio Javierre y María Hernández, padres del recién nacido en Fuenlabrada al que llamaron Lobo.

Ignacio Javierre y María Hernández, padres del recién nacido en Fuenlabrada al que llamaron Lobo.

Etiquetas

Firmo, Jackson, Adolf, Mafalda, Sindulfo, Dioscórides, Onésiforo, Fándila, Estilita, Dorimedontes, Filadelfo, Neomisia, Epa, Edipa, Austremundo... Aunque parezca mentira, hay personas que se llaman o han llamado así en España. Los nombres 'raros' más actuales, sin embargo, a veces tienen que ver con la importación de rótulos extranjeros: Mickey o Kevin son dos de los ejemplos más comunes.

Te puede interesar:El padre de Lobo celebra que el bebé ya está registrado con este nombre

Muchas veces, el nombre -en conjunción con el apellido-, también puede causar sorpresa. Aunque no se lo crea, estos son ejemplos reales: Luz Cuesta Mogollón, Aitor Mojón, Armando Guerra, Grato Amor Jurado, Antonio Arrimadas Piernas, Florentina Caldito Blanco, Antonio Bragueta Suelta, Jesús Están Camino, Román Calavera Calva, Rosa Pechoabierto y del Cacho, Ana Pulpillo Salido, Agustín Cabeza Compostizo, Alberto Comino Grande, José de la Polla... y la lista sigue con personas cuyo DNI señala estos nombres. Sin entrar a juzgar, ni mucho menos, la elección de sus padres, uno de los últimos casos controvertidos en nuestro país ha sido el de Lobo, el bebé nacido en Fuenlabrada, Madrid, hace escasos meses.

Te puede interesar:Luz Cuesta Mogollón sigue orgullosa de su nombre… a pesar de la que está cayendo

Los últimos estudios realizados por la OMS y la ONU coinciden en afirmar que cada año se suicidan en el mundo alrededor de 600 mil adolescentes entre los 14 y 28 años, cifra en la que, por lo menos la mitad, tiene alguna relación con el denominado fenómeno del 'bullying'. Los países europeos son los más golpeados por esta tendencia, al contabilizar alrededor de 200 mil suicidios por año.

En ese marco surgen investigaciones que determinan que el nombre de un recién nacido escogido por sus padres puede resultar un factor determinante a la hora de que esos menores sufran acosos y burlas en su vida futura, principalmente en la etapa escolar. La decisión, más allá de los preferencias de cada uno, puede influir en el bienestar futuro de sus hijos, de manera directa, según esta teoría.

Unestudio neozeolandés publicado en el 'Journal of Adolescence'sostiene en el 29% de los casos los menores que padecen bullying, éstos son ridiculizados por nombres de pila extravagantes o demasiado singulares que le han puesto sus padres, y que sus pares (en el colegio, en los clubes o en el ámbito de sus actividades extraescolares) se burlan de ello.Después de los nombres, la propagación de falsos rumores es la segunda motivo por el cual los chavales padecen acoso, son discriminados o vejados y hasta humillados. En tercer lugar, aparece la exclusión, y en cuarto el maltrato psicológico. Además, el envío de mensajes a través de móvil ofensivos e intimidantes es cada vez mayor y se torna mucho más preocupante.

El trabajo científico fue realizado con 1.169 estudiantes en 20 de las 27 escuelas de secundaria de la región de Otago, en Nueva Zelanda. Otro de los datos que arroja el estudio es que los chicos con nombres raros suelen sufrir más acoso que las chicas.Un 50% de ellos admitió haberse sentido intimidado o agredido a veces o a menudo durante el último año escolar. El porcentaje es algo más bajo en ellas, con un 45%.

En México recomiendan no poner nombres raros

El bullying escolar reduce la autoestima y favorece adaptaciones psicosociales como la depresión y soledad de los afectados. La problemática es tal que ya ha llegado a los órganos oficiales de determinados países. Desde hace un puñado de meses, por ejemplo, las autoridades del Registro Civil de Ciudad Valles, en San Luis Potosí (México), han comenzado a hacer una "labor de convencimiento" con padres de la región para que no pongan este nombres que pueden conducir a problemáticas de 'bullying'.

Jannett López Márquez, titular de ese organismo (cuyo nombre de pila tampoco es muy usual que pueda decirse) asegura que pese a los consejos y orientación que reciben los tutores en el Registro, muchos se siguen empeñando en poner "nombres impronunciables" o supuestamente graciosos a sus descendientes.

Las redes sociales, por otra parte, han agravado de manera profunda el problema. Las memes y chistes pesados abundan sobre personas con nombres demasiados peculiares. En España, la elección de nombres singulares para menores desató una tremenda polémica recientemente. Ignacio Javierre y María Hernández, padres de un bebé, decidieron llamar Lobo a su hijo, pero un magistrado de Fuenlabrada (Madrid) les avisó que denegaba que lo bautizaran de este modo.

A raíz de esa decisión, los progenitores recogieron 20.000 firmas ante la negativa del registro para llamar Lobo a su hijo. Finalmente, el director general de los Registros y del Notariado, Javier Gómez Gálligo, comunicó que admitía el nombre para el recién nacido, después de que el tema se convirtiese saltara a todos los medios de comunicación.

El caso, más allá de si este nombre puede resultar a alguien jocoso, extraño, peculiar o no, reinstaló un debate en la sociedad y sirve para el análisis. Pero cierto es que, en opinión de especialistas y en base a los estudios sobre el tema, la elección de un determinado nombre (más allá de los rasgos de la personalidad que desarrolle posteriormente un recién nacido) puede conducirle a reacciones negativas o agresiones psicológicas y hasta físicas por parte de otros. La simple decisión de buscar nombres puede contribuir desde una edad muy temprana a la salud, el bienestar emocional y los logros académicos futuros de nuestros hijos e hijas. Eso se desprende del mencionado estudio neozeolandés.

La elección de un nombre puede generar además consecuencias de rechazo y violencia en la primera infancia relacionadas con componentes del desarrollo personal tan importantes como la autoestima o la autoregulación. El dilema se plantea ante el derecho de los progenitores a llamar a sus hijos como ellos consideren oportuno.

La recomendación de los especialistas

De todos modos, los especialistas que elaboraron el estudio recomiendan a padres que sigan estas pautas a la hora de evitar el nombre de sus hijos regidos por estos parámetros:

Nombres de niños usualmente usado por niñas

Si elegimos un nombre para nuestros hijos, inspirados en alguna celebridad, un personaje de un libro o una película, es posible que a veces equivoquemos porque el contexto de esa referencia es diferente. Uno de los principales errores, es elegir un nombre para niño que resulta de común uso en las niñas. Esto podría implicar serios problemas. En primer lugar va a ser objeto de burlas en la escuela y tendrá que soportar ser llamado señora donde no lo conozcan. Si el niño tuviera una compañera de clases con el mismo nombre esto agravaría el problema.

Nombres de origen extranjero

Aunque no sea del todo extraño, un nombre extranjero tiene implícita una complicación lingüística que desencadena en la aparición de errores en la escritura y pronunciación. Un niño que aprende a leer y escribir en su idioma natal, tendrá problemas con su propio nombre lingüísticamente "incorrecto" para él; algo que los padres tendrán que explicar muy bien para que el pequeño aprenda a defenderse. Los especialistas creen que esto influye en la autoestima del niño de manera positiva, pero por otra parte lo expone a la carga de dar interminables explicaciones sobre los aspectos característicos de su nombre. Lo mismo sucede con los nombres compuestos o muy extensos, donde desde pequeño tiene que lidiar con los rasgos morfológicos de su designación o tiene que conformarse con el diminutivo obligatorio en estos casos.

El nombre de moda

De acuerdo a cada época, los nombres estaban relacionados con lo que era la moda en ese entonces. Se eligieron nombres de la realeza, de artistas o deportistas famosos, pero llegó el momento donde muchos quedaron en el pasado y casi nadie los reconoce; esto es algo que también los convierte en extraños. Tener que explicar que nos llamaron así en honor a tal o cual celebridad que nadie conoce, podría ser incomodo y una obligación que a tu hijo no siempre le va a venir bien.

Las soluciones, que vale la pena aclarar se tratan de simples consejos de quienes han estudiado el fenómeno del bullyng relacionados con los nombres, consiste a veces en caminos más simples de los que pensamos. Acudir a listas y estadísticas, búsquedas en la web o libros dedicados a este materia puede ofrecer un sinnúmero de propuestas de los nombres más adecuados, si es que los padres (o futuros padres) aún no tienen claro cuál será la elección para sus hijos.