Cerca de 20.000 personas se manifiestan en Santiago en defensa del "derecho a vivir en gallego"

Exigen a la Xunta que "cambie su política lingüística" al considerarla "un paso atrás" y piden que "se apropie del gallego"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 (EUROPA PRESS)

Más de 20.000 personas entre las que se encontraban personalidades de la política, de la cultura y de la sociedad de Galicia, se unieron hoy a la manifestación convocada por A Mesa pola Normalización Lingüística para exigir que se respete el "derecho a vivir en gallego" y contra la política lingüística de la actual Xunta, según confirmaron a Europa Press fuentes de la Policía Nacional y de la entidad convocante.

La numerosa manifestación, pese a las condiciones climáticas que registró hoy la capital gallega con intensa lluvia que dio tregua por momentos, partió a las 12.30 horas --con media hora de retraso a causa de la enorme masa de asistentes-- de la Alameda compostelana e iba encabezada por un grupo de niños que llevaban una pancarta con el lema 'Señor Feijóo, queremos jugar y aprender en gallego', para pedirle al presidente de la Xunta que no derogue el decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza.

Tras ellos se situaban los miembros de A Mesa y su presidente, Carlos Callón, que antes de iniciar la movilización pidió al presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "que se apropie del gallego y lo defienda con el ejemplo de las personas que se reunieron hoy aquí".

Así, en declaraciones a los medios, recordó que "el consenso en la lengua ya existe y que la inmensa mayoría de la sociedad gallega no permitirá ningún paso atrás". "Ser defensor del gallego no es poner la mano en el pecho y recitar un verso, ser defensor es garantizar el derecho a vivir en nuestra lengua", afirmó.

"MANIFESTACIÓN HISTÓRICA"

El transcurso de la marcha estuvo dirigido por un grupo de zancudos y gaiteros, mientras la multitud coreaba consignas como 'En galego na Galiza', 'Falamos Galego, temos dereitos' o 'Pola nosa lingua, ningún paso atrás'.

Tras la pancarta de A Mesa, que dirigió la manifestación, el siguiente grupo fue el del BNG, entre los que se encontraban el portavoz nacional, Guillerme Vázquez; el portavoz parlamentario, Carlos Aymerich; el diputado en el Congreso, Francisco Jorquera; y diputados como Teresa Táboas, Ana Pontón, Alfredo Suárez Canal y Carme Adán.

Otras personalidades que se encontraban entre el público se vio al ex conselleiro de Industria, Fernando Blanco; al ex portavoz nacional del BNG, Xose Manuel Beiras; el cineasta Antón Reixa; o los escritores Bernardino Graña, Manuel Rivas y la artista Margarita Ledo Andión.

Entre las numerosas pancartas que portaban los manifestantes mientras recorrían las calles de Compostela, se leían los logos de A Mesa, BNG, Galiza Nova, los sindicatos CIG-Ensino, STEG o Sindicato Labrego Galego; además de los Comités Abertos de Facultade.

Además, entre las curiosidades de la jornada, se vio una pancarta en la que se veía a Feijóo simulando a Pinocho; las bromas entre los zancudos y los niños sobre el topónimo 'A Coruña'; o un grupo de independentistas que se situaron en la Praza da Quintana vestidos de blanco, con mascaras y con una bandera española tapándoles la boca.

El itinerario transcurrió por Porta Faxeira, Senra, Praza de Galicia, Doutor Teixeiro, Praza de Doutor Puente Castro, República Arxentina, Hórreo, Praza Galicia, Orfas, Toural, Rúa do Vilar, Conga hasta llegar al acto central en la Praza da Quintana.

ACTO CENTRAL

La cabeza de la manifestación alcanzó la Quintana a las 13.30, momento en el que Carlos Callón subió a un palco para destacar que todavía no había salido el último grupo de gente de la Alameda y que se trató de la "mayor manifestación en defensa del gallego de la historia".

Tras una breve pieza interpretada por la cantante Mercedes Peón y entre cientos de pancartas en las que se leía 'O Galego une', Callón lanzó "un aviso a Feijóo" y un "grito contra la demagogia de quien dice que el gallego equivale a fracaso escolar". "Su bilingüismo cordial es una sumisión cordial y amable", consideró para después advertir de que "para enterrar la lengua, no habrá consenso" por su parte.

Asimismo, pidió "un enorme aplauso" para el galleguista Avelino Pousa Antelo, presente en el acto, "por sus 95 primaveras dando guerra en defensa del idioma" y mientras la multitud coreaba 'Avelino, oe, oe oe'. El gallegusita, a su vez, aseguró que gracias al apoyo de todos --los asistentes-- "Galicia no morirá y el idioma no morirá".

Posteriormente, el acto concluyó con la lectura del manifiesto en defensa del gallego "impulsado por 30 personalidades" en junio de 2008 y que cuenta ya "con más de 20.000 apoyos individuales y de 600 entidades sociales, deportivas y culturales".

Durante su lectura --que se realizó en dos ocasiones-- las escritoras Teresa Moure y Yolanda Castaño pidieron "igualdad de derechos entre gallego y castellano". Por su parte, Avelino Pousa Antelo y Nemesio Barxa recordaron que el Consello de Europa advirtió que en Galicia "no se aplican los tratados internacionales para promocionar la lengua en la enseñanza o los servicios públicos" y que "le corresponde al pueblo gallego definir su política lingüística a través de las instituciones". Finalmente, la multitud despidió el acto cantando el himno galego.

IMPRESIONES

El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, consideró el acto como "un aviso de unos miles de personas que le dicen al PP que tiene que dar marcha atrás en esa política de acabar definitivamente con el idioma gallego", por lo que pidió al PPdeG que "modere esas posiciones radicales que adoptó desde un primer momento".

Por su parte, el secretario nacional de la CIG-Ensino, Anxo Louzao, pidió al Gobierno gallego, en declaraciones a Europa Press, que "tome nota" de que la ciudadanía "no está dispuesta a aceptar ninguna medida para que nuestro idioma no sufra un alejamiento de la enseñanza ni de la sociedad".

Según el diputado del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, la "grandísima movilización histórica" celebrada hoy recuerda que la sociedad gallega "no es suicida" y que con la defensa del idioma propio "no solo se defiende un elemento básico de la identidad". "Estamos afirmando nuestro deseo de construir el futuro por nosotros mismos" sentenció para señalar que la "política regresiva del señor Feijóo" tuvo "una gran contestación en la calle".

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, definió la movilización como "una muestra clara" de que hay "miles de gallegos" que quieren "vivir con normalidad y con su lengua" frente a al Partido popular que "pretende hacer que se sientan extranjeros en su propio país". "No lo vamos a permitir", resolvió.

Por su parte, la diputada 'nacionalista' Teresa Táboas, simplemente se refirió a Feijóo para recordarle que "vive en un país que se llama Galicia y que tiene un idioma que se llama gallego", y la diputada del Bloque Ana Pontón señaló que el pueblo "quiere seguir teniendo normativa que ampare y proteja el gallego".

Del mundo de la cultura gallega, la escritora Yolanda Castaño celebró en declaraciones a Europa Press que Galicia sea "un pueblo que no quiere ver ver desaparecer la lengua, su patrimonio, un tesoro que sostiene entre sus manos" y lamentó que "deberían haber participado --en la manifestación-- gentes de todas las colores políticas" --sólo el BNG acudió--.

Finalmente, el escritor Manuel Rivas destacó que "una lengua sólo nace una vez, es un don maravilloso que pertenece al mundo" y "aunque existan 5.000 no llegan" y lo comparó con "6.000 ríos o 6.000 bosques, que siempre parecerán pocos". Asimismo, abogó por la defensa del gallego como "una obligación" ya que considera que el bienestar de la lengua "está asociada al bienestar general".