Cerca de un millar de personas se manifiestan en Valencia contra el cierre de repetidores de TV3

VALENCIA, 9 (EUROPA PRESS)

Alrededor de un millar de personas participaron hoy en una manifestación que, bajo el lema 'Junts podem', denunció la "degradación democrática" en la Comunitat Valenciana y el cierre de repetidores de TV3 en las comarcas de l'Alacantí, la Costera y la Ribera Alta. Aunque la marcha cada año se celebra el día 25 de abril con motivo del aniversario de la Batalla de Almansa, este año se aplazó a hoy, 9 de mayo.

En concreto, los integrantes de la protesta salieron de la plaza de San Agustín a las 18.30 horas, tras realizarse una exhibición de diferentes danzas valencianas en su cabecera.

El recorrido abarcó diferentes calles del centro de la ciudad --San Agustín, San Vicente, Periodista Azzati, Plaza del Ayuntamiento, Barcas-- hasta desembocar en la calle de la Paz. Durante su desarrollo, algunos de los participantes portaron camisetas con la fotografía del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el letrero 'Wanted', en alusión al altercado que se mantuvo en las Corts con la portavoz de Compromís, Mónica Oltra.

A la protesta, promovida por Acció Cultural del País Valencià (ACPV), se unieron más de una decena de colectivos y sindicatos juveniles, entre los que se encontraban Joves d'Acció, Joves Socialistes del País Valencià, Joves d'Esquerra Unida, Bloc Jove, Joves amb Iniciativa, Joves de CCOO, Joves d'UGT, Intersindical Jove i Bloc d'Estudiants Agermanats, JERPV y Joves de Ca Revolta.

El presidente de ACPV, Eliseu Climent, destacó que su organización no portara la pancarta de la cabecera por primera vez en años. "Esta vez lo hacen los representantes de las agrupaciones y sindicatos juveniles, que son los protagonistas del cambio social, político y económico, tan necesario en la Comunitat", manifestó al respecto.

En su condición de propietarios de los repetidores que difunden la señal de TV3 de la Comunitat, el responsable de ACPV lamentó la decisión del Gobierno valenciano de cerrar repetidores y multar a su organización con 700.000 euros, una postura que tildó de "antidemocrática". No obstante, aseguró que esta situación "se acabará solucionando, pero no por la vía valenciana, sino por la del Estado", concluyó.

Por su parte, el secretario general del Bloc Jove, Vicent Sánchez, también se manifestó "radicalmente en contra" del cierre de repetidores de TV3 en la Comunitat. En este sentido, rechazó "todo tipo de acciones autócratas que impidan la libre comunicación de los medios" y defendió "la reciprocidad, que aquí se pueda ver TV3, igual que en Cataluña se ve Canal 9". Por esta razón, exigió al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y al Ministerio de Cultura "medios técnicos para que los ciudadanos accedan a todas las televisiones en su lengua".

NUEVO MODELO SOCIAL Y POLÍTICO

Más allá del tema de los repetidores, Sánchez también insistió en "la necesidad de un nuevo modelo social y político, en el que todos los valencianos que sufren la crisis sean atendidos como toca", especialmente en una fecha como el 25 de abril "donde se reivindican las libertades nacionales del pueblo". En relación con el actual Gobierno presidido por Camps, consideró que se trata de "un gobierno corrupto, que no da la cara ante sus parlamentarios y la sociedad valenciano"

Estas agrupaciones suscribieron, además, un manifiesto en el que alertaron de "la actual situación económica, social, cultural y política en el País Valenciano", que en su opinión "sólo puede ser calificada de emergencia". De igual forma, acusaron a la Generalitat de "imponer la persecución de la lengua y cultura propias, hasta el punto de provocar una continua regresión del uso social del catalán".