Delegado del Gobierno afirma que Baleares necesita unos 350 agentes más para compensar el "desfase" frente al aumento demográfico

PALMA DE MALLORCA, 21 (EUROPA PRESS)

El delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías, afirmó hoy que la plantilla de Policía Nacional y Guardia Civil en Baleares necesitaría incrementarse con 200 agentes en el primero de los cuerpos y de 100 a 150 en el Instituto Armado, para poder compensar el "desfase" generado a raíz del "enorme" aumento demográfico registrado en los últimos años en relación a la cifra de policías y guardias civiles.

Así lo expuso tras el acto de presentación de la nueva comisaría del Distrito Oeste de la Policía Nacional, en la carretera de Valldemossa, donde reconoció la dificultad de solucionar esta problemática ya que "otras zonas del país también necesitan adaptar sus plantillas". No obstante, sí subrayó que el número de agentes presentes en Baleares, 1.830 en total -890 de ellos policías-, supera las previsiones de 1.680 que había cuando el Gobierno impulsó el Plan Policía 2000.

Durante su intervención ante los medios, señaló que de cara a esta temporada de verano las plantillas se encuentran casi al cien por cien, con bajas por servicios específicos, mientras que entre junio y julio se producirán cambios de destino y la incorporación de agentes recién salidos de la academia. Asimismo, resaltó que a nivel nacional se han reforzado los cursos de formación, con dos promociones al año, para cubrir las necesidades de ambos cuerpos, por lo que consideró que en estos momentos "la situación es idónea".

El representante del Ejecutivo central en las islas se refirió asimismo a las críticas vertidas por los comerciantes de la Platja de Palma ante la "falta de seguridad" por el retraso en la implantación de los refuerzos de verano, a lo que Socías aseveró que "cada año el discurso es el mismo, es algo cíclico", por lo que consideró que "no hay que ir más allá porque cada temporada llegan al archipiélago estos efectivos, que refuerzan las plantillas de julio a septiembre.

En este sentido, puntualizó que Baleares es la única región con tres meses en los que se produce este refuerzo para la temporada estival, ya que las demás autonomías finalizan este plazo a finales de agosto, toda vez que atribuyó la espera de los refuerzos "no sólo a un problema policial sino también de infraestructuras".

En su discurso durante el acto, el delegado del Gobierno recordó que hace cinco años, cuando accedió a su actual cargo, había una situación "deficitaria" en cuanto a dotación policial y de la Guardia Civil así como en vehículos, aunque "quedaba pendiente una inversión importante como ésta", en referencia a la nueva comisaría, que prevé inaugurarse dentro de seis meses y cuyas obras han supuesto un coste de 2,3 millones de euros. "Lo más importante es la mejora de las infraestructuras, ya que mejor se trabajará en ellas", espetó.

Se trata de una cantidad, la de los 2,3 millones, incluida en los 380 millones contemplados por el Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo, del Ministerio del Interior, tal y como detalló Socías.

Por su parte, el arquitecto Francisco Pizà explicó que el edificio cuenta con una superficie total de 1.435 metros cuadrados -535 en la planta baja y 890 en la segunda-, y dispone de tres accesos por la carretera de Valldemossa. Además, la zona pública -para la tramitación de pasaportes o DNI- de la comisaría está más próxima a S'Escorxador, mientras que en el interior está la de denuncias y posteriormente hay un acceso rodado que conduce a los calabozos.