El enviado de EE.UU. para Sudán viajará a China, Qatar, Reino Unido y Francia

  • Washington, 22 may (EFE).- El enviado especial de EE.UU. para Sudán, Scott Gration, iniciará mañana un viaje de una semana que lo llevará a China, Qatar, el Reino Unido y Francia para unir posiciones sobre el proceso de paz en la región occidental sudanesa de Darfur.

El enviado de EE.UU. para Sudán viajará a China, Qatar, Reino Unido y Francia

El enviado de EE.UU. para Sudán viajará a China, Qatar, Reino Unido y Francia

Washington, 22 may (EFE).- El enviado especial de EE.UU. para Sudán, Scott Gration, iniciará mañana un viaje de una semana que lo llevará a China, Qatar, el Reino Unido y Francia para unir posiciones sobre el proceso de paz en la región occidental sudanesa de Darfur.

Gration llegará mañana a Pekín, donde se reunirá con autoridades chinas, entre ellas el representante para Darfur, Liu Guijin.

Después se trasladará a Doha para participar en una reunión de enviados especiales para Darfur de China, Rusia, el Reino Unido, Francia y la Unión Europea (UE), informó hoy el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ian Kelly.

Este encuentro servirá para unir posiciones acerca del proceso de paz, liderado por el mediador de la ONU y la Unión Africana (UA) para Darfur, Djibril Bassolé.

A continuación Gration viajará de Doha a Londres, donde se entrevistará con autoridades británicas y celebrará una reunión con la troika de Sudán (Noruega, el Reino Unido y EE.UU.), indicó Kelly.

También participará en un encuentro del Grupo de Contacto de Sudán (Canadá, la UE, Francia, Holanda, Noruega, el Reino Unido y EE.UU.) para abordar asuntos relacionados con el cumplimiento del Acuerdo Amplio de Paz (CPA) de 2005.

Por último se trasladará a París para reunirse con autoridades francesas y tratar de convencer a Abdul Wahid, líder de una facción del Ejército de Liberación de Sudán (SLA, en inglés), de que se una al proceso de paz.

Gration volverá el 1 de junio a Washington, detalló Kelly.

La guerra en Sudán comenzó en 1983, cuando el régimen de Jartum impuso la ley islámica en todo el país y los rebeldes sureños, de mayoría cristiana y animista, se levantaron en armas.

El 9 de enero de 2005, el Gobierno sudanés y los rebeldes firmaron un acuerdo de paz que puso fin a 21 años de una guerra que causó la muerte de dos millones de personas.