El Gobierno turco estudia reformar o disolver las milicias implicadas en la matanza de la boda

DIYARBAKIR (TURQUÍA), 7 (Reuters/EP)

El Gobierno turco está pensando en reformar o disolver las milicias gubernamentales que estuvieron implicadas en la muerte, el pasado lunes por la noche, de 44 personas durante la celebración de una boda en el sureste de Turquía.

En declaraciones a la cadena de televisión NTV, el viceprimer ministro, Cemil Cicek, afirmó que "el sistema de guardias de aldea debe ser reformado o abolido, pero no se deben tomar decisiones en caliente".

Hasta el momento han sido detenidas diez personas en relación con los hechos. Según las autoridades, los perpetradores pertenecían a las guardias de las aldeas, un grupo paramilitar creado por el Gobierno en 1985 para luchar contra los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), y habían utilizado armas suministradas por el Estado para cometer la matanza.

La principal dificultad para reformar o abolir las guardias de aldea es que esta milicia es una fuente de ingresos para los habitantes de esta pobrísima región. Se calcula que hay alrededor de 60.000 guardias de aldea en el sureste de Turquía.

La matanza, relacionada con disputas sobre propiedades y sobre qué familia tenía derecho a casarse con la novia, ha obligado a un centenar de personas, una tercera parte de la población de la aldea de Bilge (de 350 habitantes, donde se produjeron los hechos), a huir de sus casas por temor a venganzas por parte de las familias de las víctimas.

La tragedia ocurrió el lunes por la noche, cuando un grupo de hombres enmascarados armados con fusiles y granadas irrumpió en la celebración de una boda y dio muerte a 44 personas. La novia y el novio figuran entre los fallecidos en el ataque, que se produjo en Bilge, en una zona mayoritariamente kurda y muy conservadora en cuanto a las costumbres.

Los matrimonios suelen ser motivo de duras disputas en el sureste de Turquía, donde es frecuente que el novio y su familia aporten una cierta cantidad de dinero a la familia de la novia para conseguir el consentimiento y es incluso habitual que se produzca una especie de subasta en la que el mayor postor es quien se lleva finalmente a la novia. "Ninguna tradición puede justificar esta matanza, ninguna conciencia puede justificar tanto daño", declaró el martes el primer ministro, Tayyip Erdogan, en Ankara.

Según el ministro del Interior, Besir Atalay, en el ataque murieron 16 mujeres y seis niños. Entre los muertos figuran el jefe de la aldea de Bilge, Hamit Celebi, y diez miembros de su familia, así como el imán local, precisó la agencia estatl de noticias Anatolia. La novia se llamaba Sevgi Celebi y era la hija del jefe de la aldea. El novio se llamaba Habip Ari.

Según los vecinos locales, esta tragedia es el reflejo de los enfrentamientos que desde hace más de una década mantienen grupos rivales integrados en el seno de las guardias de aldea. Las familias de los dos novios pertenecían a estas milicias.