El Papa luce pañuelo jordano en su primera visita en Amán, un centro de discapacitados

AMÁN (JORDANIA), 8 (Del enviado especial de Europa Press Darío Chimeno)

El Papa lució hoy un pañuelo jordano en su primera visita en Tierra Santa, concretamente al Centro Regina Pacis de integración social para discapacitados físicos y psíquicos, cuya construcción apoyó una ONG española, y donde fue recibido por una gran muchedumbre con cánticos y júbilo. El adorno típico le fue impuesto sobre los hombros al Santo Padre por un matrimonio durante las ofrendas en una ceremonia de oración a su llegada.

Tras los actos de bienvenida en el aeropuerto internacional Reina Alia, el Papa se trasladó al Centro Regina Pacis o Nuestra Señora de la Paz. Nada más salir del coche, gritos de júbilo y canciones acompañaron al Romano Pontífice, que se acercó a saludar numerosas personas, entre las que se encontraban deficientes mentales y físicos.

El mismo ambiente llenaba la iglesia en la que a continuación entró el Papa, donde tuvo lugar una ceremonia de oración, en la que el Santo Padre pronunció un discurso. Numerosas ofrendas y plegarias en común estuvieron combinadas con aplausos y gritos coreando "Benedicto bienvenido".

Otro de los momentos destacados fue cuando una enferma en silla de ruedas fue acercada a Benedicto XVI para ser bendecida. Tras la bendición, el Sumo Pontífice se despidió, deteniéndose nuevamente por propia voluntad en el camino de salida con numerosas personas, sobre todo enfermos y discapacitados.

El centro Regina Pacis pertenece al Vicariato Latino en Jordania y su construcción concluyó en 2004 con el apoyo de la Fundación Promoción Social de la Cultura (FPSC), ONG española que desde 1993 trabaja en Oriente Medio con el objetivo de contribuir al desarrollo humano, la paz y la estabilidad social de la región (www.fundacionfpsc.org).

En sus proyectos presta especial atención a los colectivos más vulnerables, entre los que se encuentran la minoría cristiana. En Jordania, la población cristiana representa el 2% de la población, es decir, que de una población de casi seis millones de habitantes, ciento diez mil son católicos.

En el acto estuvo presente la presidenta de la FPSC, Pilar Lara, así como las autoridades eclesiásticas y locales.

El Papa ya lució un típico pañuelo palestino el pasado 22 de abril en el transcurso de la audiencia general en la Plaza de San Pedro de Roma cuando jóvenes palestinos provenientes de Belén le regalaron el tradicional tocado. El Papa lo lució también sobre los hombros durante unos minutos al término de la audiencia.