Expertos españoles llegan al Abruzzo para evaluar el estado de las infraestructuras tras el terremoto

El español herido en el seísmo "ha mejorado bastante" en los últimos días

ROMA, 5 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

Una delegación de expertos españoles llegó hoy a la región italiana del Abruzzo, en el centro del país, con el objetivo de evaluar el estado de las infraestructuras tras el fuerte terremoto que hace un mes provocó casi 300 víctimas mortales, 1.500 heridos y más de 65.000 damnificados.

Según informó la Protección Civil italiana a través de un comunicado, el grupo de especialistas españoles permanecerá en la zona hasta este jueves, 7 de mayo. El grupo está compuesto por dos funcionarios de la Protección Civil de Cataluña, otros dos del Instituto de Geología catalán y un representante de la Universidad de Granada.

Como el resto de delegaciones internacionales que han acudido a la zona, su cometido es el de supervisar los edificios y evaluar los daños que causó en ellos el terremoto para determinar si podrán volver a ser habitables o no.

Los expertos también visitarán los campos de acogida donde están viviendo los miles de evacuados que causó el seísmo y apoyarán a los servicios de emergencia italianos en las tareas de apoyo a la población. Además, la delegación ayudará a verificar el grado de habitabilidad en que han quedado los edificios y monumentos culturales.

Entretanto, la tierra sigue temblando en el Abruzzo, donde en las últimas horas se registraron dos nuevos seísmos de 2,7 grados y 3 grados en la escala de Richter, respectivamente. Según los expertos, los temblores podrían seguir sacudiendo la zona algunas semanas e incluso meses más.

La cifra total de víctimas mortales asciende a 298, mientras que muchos de los heridos siguen ingresados en los hospitales para recuperarse y recobrar fuerzas. Entre éstos se encuentra el joven Juan Fernando González Cordón, el único ciudadano español que resultó herido en el terremoto. González, que es originario de Asturias, está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de la región del Abruzzo.

Si bien hasta la semana pasada su estado de salud era preocupante, en los últimos días "ha mejorado bastante" e incluso "le han podido sentar", algo que todavía no había podido hacer desde el día del terremoto, explicó a Europa Press el cónsul de España en Nápoles, Luis Gómez de Aranda.

Además, la tragedia provocó más de 65.000 evacuados que han sido alojados en hoteles o en campamentos provisionales mientras los técnicos siguen inspeccionando las viviendas para determinar su habitabilidad.

El Gobierno italiano, por su parte, se ha comprometido en invertir en la emergencia y en la reconstrucción del Abruzzo un total de 8.000 millones de euros, a los que posteriormente podrán ser añadidos más. Asimismo, la administración que dirige Silvio Berlusconi ha decidido trasladar la reunión anual del G-8 a la zona de la tragedia con el objetivo de centrar en ella la atención mundial y acrecentar así las ayudas.