Un funeral deriva en una protesta contra Duterte y su guerra antidrogas


MANILA|

El funeral en recuerdo de un hombre abatido por la Policía filipina se ha convertido en un foco de críticas contra el presidente, Rodrigo Duterte, y su dura guerra contra las drogas, que se ha traducido en poco más de un año en más de 12.500 muertos.

Decenas de asistentes al funeral de uno de estos fallecidos, Leover Miranda, han vestido este domingo camisetas con el lema "Mata a las drogas, no a las personas" mientras el féretro era llevado al cementerio de Manila. Miranda murió este mes en una operación antidrogas, pero su familia sostiene que es inocente.

"Quiero justicia para mi hijo", ha reclamado su madre, Elvira Miranda, de 69 años, en declaraciones a la agencia de noticias Reuters. "No tengo amigos poderosos, no sé qué hacer, pero quiero que las personas responsables de esta muerte sin sentido sean castigadas", ha añadido.

Muchas de las 12.500 víctimas de esta guerra contra las drogas han sido identificadas como personas adictas o dedicadas al tráfico a pequeña escala, lo que ha generado todo tipo de críticas en relación a las tácticas empleadas por el Gobierno de Duterte. Las organizaciones de Derechos Humanos han advertido, además, de que dos terceras partes de los fallecidos han perdido la vida a manos de mercenarios o de policías encubiertos.

Los dos obispos católicos más influyentes del país, Luis Antonio Tagle y Sócrates Villegas, han recordado este domingo en sendos mensajes la necesidad de poner fin a esta ola de represión que sólo en los últimos días se ha cobrado más de 90 vidas.