Ibarz dice que las guerras dan primeras páginas pero es importante desentrañar la actualidad

  • Segovia, 30 may (EFE).- A sus casi 66 años, en el cenit de su carrera profesional y después de tres décadas como cronista de la actualidad de algunos de los hechos más relevantes de la historia latinoamericana reciente, Joaquín Ibarz recibió ayer el premio "Cirilo Rodríguez" que distingue su labor como corresponsal del diario "La Vanguardia" en América Latina.

El premio Cirilo Rodríguez homenajea al decano de los corresponsales españoles

El premio Cirilo Rodríguez homenajea al decano de los corresponsales españoles

Segovia, 30 may (EFE).- A sus casi 66 años, en el cenit de su carrera profesional y después de tres décadas como cronista de la actualidad de algunos de los hechos más relevantes de la historia latinoamericana reciente, Joaquín Ibarz recibió ayer el premio "Cirilo Rodríguez" que distingue su labor como corresponsal del diario "La Vanguardia" en América Latina.

Desde 1982, este oscense afincado y arraigado en Cataluña disecciona la actualidad de países como Guatemala, Cuba, Venezuela, México, El Salvador o Colombia manteniendo intacto un espíritu crítico que en 1991 hizo que el régimen de Fidel Castro le expulsara del país meses antes incluso de entrevistarse con el líder de la revolución cubana.

En una entrevista concedida a EFE, Ibarz no duda en definirse como "un gran privilegiado" en su profesión al cubrir la información de un continente "cuyos problemas me resultan más cercanos porque hay muchas herencias y afinidades con España, y no es una frase hecha".

"Hay países con una gran colonia española como Argentina o Venezuela y una gran presencia de empresas españolas -explica-, y de hecho bancos como el BBVA en México consiguen el 35 por ciento de sus beneficios, lo cual es muy importante".

Por ello, el periodista cree que este premio -considerado como el más prestigioso entre los corresponsales españoles en el extranjero- "es el reconocimiento a la labor" de todos sus compañeros "que trabajan en América latina, y a los que este galardón ha dado poca presencia".

De este modo, Ibarz asegura que los premios periodísticos "siempre son para profesionales que cubren conflictos bélicos con un cierto componente de riesgo, mientras que en América Latina no hay guerras, sino guerrillas y ahora afortunadamente ni eso".

Ibarz considera que los conflictos bélicos y las catástrofes "llevan a las primeras páginas, pero la información del día a día es tremendamente importante, porque permite conocer y desentrañar la realidad de un país, en ocasiones tan compleja como puede resultar en el caso de México".

Precisamente, este espíritu analítico y crítico que Ibarz ha demostrado a lo largo de su prolífica carrera -que en ocasiones le ha llevado a firmar hasta tres crónicas diarias en su periódico- ha hecho casi obligada su presencia en la cobertura de acontecimientos como las distintas cumbres iberoamericanas o los procesos electorales en países como México.

De cara al futuro, Joaquín Ibarz no duda en asegurar que los corresponsales actuales serán "los últimos en trabajar de esta manera", y atribuye el ocaso de este sistema de trabajo periodístico al auge de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Pese a que desde hace varios años Ibarz cuenta con un blog denominado "Diario de América Latina", considerado como una referencia para tomar el pulso de la actualidad en esta zona del mundo, el periodista sostiene que todavía el principal soporte "es y sigue siendo el periódico" en lo que se refiere a medios de comunicación escritos.

Sobre este aspecto, Ibarz asegura que Internet "puede ayudar a mantener el sector, pero el principal soporte es el periódico, y de hecho ha habido grandes cabeceras en Estados Unidos que han cerrado pese a mantener ediciones digitales".

"Creo que la crisis va a dejar a flote a los periódicos con calidad -manifiesta- aunque si se acentúa la recesión no sé con seguridad qué es lo que va a pasar, porque hay medios como "La Vanguardia" que han mantenido su apuesta por la información internacional pese a los recortes de plantilla y presupuestarios".