Italia es un ejemplo negativo en política migratoria, según Amnistía Internacional

  • Londres, 28 may (EFE).- La política migratoria del Gobierno italiano es criticada duramente por Amnistía Internacional (AI), que está "extremadamente preocupada" por las medidas "discriminatorias" y "racistas" aprobadas contra la minoría gitana así como por la ausencia de reacciones por parte de la Unión Europea (UE).

Italia es un ejemplo negativo en política migratoria, según Amnistía Internacional

Italia es un ejemplo negativo en política migratoria, según Amnistía Internacional

Londres, 28 may (EFE).- La política migratoria del Gobierno italiano es criticada duramente por Amnistía Internacional (AI), que está "extremadamente preocupada" por las medidas "discriminatorias" y "racistas" aprobadas contra la minoría gitana así como por la ausencia de reacciones por parte de la Unión Europea (UE).

En su informe anual sobre la situación de los derechos humanos, AI denuncia los "graves ataques" que sufrió la comunidad romaní a lo largo del año así como la legislación específica para estos grupos, aprobada por el ejecutivo presidido por Silvio Berlusconi.

En la práctica, esta nueva normativa permitió "elaborar unos censos en los que se incluyen incluso huellas dactilares de menores", lamentó en declaraciones a Efe el director adjunto para Europa y Asia Central de AI, David Díaz-Jogeix.

"También se dio vía libre a los desalojos forzosos de varios asentamientos sin que a cambio se les diera a estas personas ninguna alternativa, lo que impide su acceso a determinados servicios básicos y agrava aún más su situación", destacó Díaz-Jogeix.

Italia se convierte así en un punto negro dentro de la Unión Europea (UE) en materia de política migratoria, país que junto a España fue citado como ejemplo negativo en este área por la secretaria general de AI, Irene Khan, durante la rueda de prensa de presentación de su informe anual.

Otra de las preocupaciones de esta organización es el acuerdo alcanzado para frenar la inmigración ilegal entre el Gobierno italiano y Libia, país este último "que no ha firmado la Convención de Derechos de los Refugiados, que no ha llegado a un acuerdo con el ACNUR y que no presenta ni unas mínimas garantías a la hora de evaluar las peticiones de asilo", según Díaz-Jogeix.

El director adjunto de AI para Europa y Asia Central recordó que a mediados de abril de este año 154 inmigrantes, que habían sido rescatados por un barco frente a la costa de Sicilia cuando intentaban alcanzar suelo italiano de forma clandestina, permanecieron bloqueados cuatro días en alta mar por las discusiones entre Italia y Malta acerca de quién debía hacerse cargo de ellos.

"Fue un hecho extremadamente grave que sienta precedente. Las leyes internacionales dan un margen para que se decida dónde deben ser trasladadas estas personas en casos así, porque hay casos en los que puede no estar claro. Para eso está el margen, pero no para dejarlos tirados cuatro días en alta mar", denunció.

"Italia, en vez de llevarlos a tierra, asegurarse de que estaban bien de salud y evaluar las posibles demandas de asilo, se limitó a enviarlos a Libia, donde los centros de detención son extremadamente duros", añadió.

El representante de AI denunció que la UE está "abdicando de sus obligaciones" y aseguró que aunque en Europa se habla "mucho de unión de valores", éstos no se respetan.

"Cuando uno de sus miembros vulnera esos valores, políticamente no pasa nada", subrayó Díaz-Jogeix.